En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Fentanilo: de medicamento a droga mortal

fentanilo de medicamento a droga mortal

El fentanilo es noticia internacional por múltiples razones, entre las que destaca el ser ya un problema grave de salud pública. En Estados Unidos, en 2021, causó más de 100 mil muertes por sobredosis y se ha convertido en la principal droga producida y traficada por los cárteles mexicanos, las triadas de China y los laboratorios de India. 

Otra característica del fentanilo es la de ser 50 veces más potente que la heroína y 100 más que la morfina, por lo que se requieren menos cantidades del producto para una producción masiva de enervantes; además, su costo de producción es mucho menor al de la primera y de la cocaína.

Es importante, sin embargo, mencionar que existe un uso médico y legal del fentanilo, el cual fuera aprobado en Estados Unidos a finales de la década de los sesenta, así como el hecho que se encuentra en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud.

En este orden de ideas se le usa, principalmente, como analgésico para tratar dolores intensos -principalmente en pacientes con cáncer- o como anestésico.

Solamente en el vecino del norte, en 2013, se prescribieron legalmente más de 3.7 millones de dosis a más de 591 mil pacientes. Fue el opioide sintético más comúnmente recetado, al ocupar el lugar 179 en el ranking de los 300 principales medicamentos prescritos.

Aunque su uso terapéutico ha disminuido gradualmente -en 2019, bajó al lugar 274 con 1.4 millones de recetas a un poco más de 237 mil pacientes-, continúa siendo uno de los opioides sintéticos más recetados en Estados Unidos.

La disminución en la prescripción de medicamentos a base de fentanilo se dio por una alerta de epidemia adictiva, detectada por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), acompañada por medidas legales de restricción y mayor control en su prescripción.

A principios del año 2000, la CDC detectó que más pacientes visitaban a más doctores para obtener mayores dosis de opioides.

Entre 1999 y 2019, la CDC registró más de medio millón de muertes por sobredosis de opioides legales e ilegales, tanto en pacientes médicos como en adictos.

Existe evidencia empírica del aumento de muertes por sobredosis de opioides sintéticos durante la pandemia de COVID-19, las cuales se incrementaron en un 38% de junio de 2019 a mayo de 2020, de acuerdo con la misma fuente.

Consta en estudios, libros y documentales cómo se llegó a semejante epidemia de opioides en EU. Todos ellos acusan que no fue espontánea, sino inducida por la industria farmacéutica.

Así lo constata, paso a paso, el documental The Crime of the Century (El Crimen del Siglo) dirigido por Alex Gibney, al igual que el libro titulado Drug Dealer: Como los médicos fueron engañados, los pacientes se engancharon y por qué es tan difícil pararlo, de Anna Lembke.

El medicamento denominado OxyContin, producido por los laboratorios Purdue Pharma de la familia Sackler, fue el principal culpable de la crisis. 

Se ideó toda una estrategia perversa para la comercialización masiva de opioides de manera legal, dejando millonarias ganancias a la industria farmacéutica. 

Dicha conspiración consistió en posicionar el uso de opioides en el tratamiento de todo tipo de dolor, desde el más intenso y específico -para el cual fue autorizado- hasta el más mínimo, ampliándolo para el tratamiento de dolor crónico.

La campaña consistió en cuatro etapas:

  1. Difundir masivamente que el dolor estaba siendo subtratado (tratado inadecuadamente).
  2. Divulgar que los opioides eran un tratamiento efectivo para el dolor.
  3. Iniciar una campaña en contra de los médicos que no lo prescribían acusándolos de incurrir en subtratamiento.
  4. Y finalmente, publicaron que los opioides son para cualquier dolor.

Esto fue sólo el inicio. Esta historia continuará…

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros