En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

La ruta del fentanilo (III)

la ruta del fentanilo

A nueve décadas de la anulación de la XVIII Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, nuevamente queda claro que su gobierno no dimensionó las consecuencias de restringir la prescripción de medicamentos para el dolor basados en fentanilo.

Hoy, las dependencias encargadas de la salud, la seguridad y el combate al narcotráfico al otro lado de la frontera no encuentran la puerta de salida a la epidemia de adicción al fentanilo, provocada por las farmacéuticas en complicidad con el sistema de salud pública durante más de tres décadas.

La alerta emitida en 2011 por el Centro para el Control y Previsión de Enfermedades (CDC) y las medidas de control para restringir su receta para cualquier dolor ocasionaron la creación de un mercado negro de opioides sintéticos a base de fentanilo.

Tan solo un año después, este mercado fue aprovechado por las industrias químicas y farmacéuticas de China, una de las principales potencias en el ramo. En la actualidad el gigante asiático continúa siendo el principal proveedor de fentanilo -aunque de manera indirecta- a Estados Unidos.

Es importante hacer mención del escaso, si no es que nulo, control o registro de la producción y exportación de medicamentos controlados, así como de sus precursores por parte del gobierno chino. Durante toda la década pasada, desde China se comercializaban por internet y se enviaban a Estados Unidos o a Canadá vía correo tradicional.

Fue entre 2012 y 2022 que el consumo de los opioides sintéticos se disparó por todo el territorio estadounidense, ocasionando la peor epidemia de adicciones y muertes por sobredosis.

Ante este problema, las administraciones de Barack Obama y Donald Trump, lograron por la vía diplomática persuadir al mandatario chino, Xi Jinping, de la necesidad de reforzar la colaboración bilateral para la regulación, producción, venta, distribución y clasificación de los opioides sintéticos, así como de sus precursores.

En mayo del 2019, el gobierno chino promulgó la normatividad correspondiente, la cual tuvo consecuencias inmediatas “favorables” al disuadir a vendedores y cambiar la dinámica del mercado ilícito de opioides. 

Simultáneamente, China accedió a cooperar en el cumplimiento a la Ley STOP de EE.UU., cuyo principal objetivo es monitorear y controlar el servicio postal coordinadamente. Mientras se mantuvo la colaboración, los envíos de paquetes de fentanilo por esta vía se redujeron en un 90%.

Consecuencia inmediata: los grupos criminales chinos iniciaron negocios con India -tercer potencia farmacéutica en el mundo- y con los cárteles mexicanos para continuar con la venta y distribución de fentanilo en Estados Unidos. 

Para evitar el rastreo y evadir la ley, la oferta dejó de tener al fentanilo como protagonista y se dirigió a los precursores y pre precursores -susceptibles de ser posteriormente sintetizados en dicha sustancia-.

Se abrió así el tráfico legal de sustancias de doble propósito no clasificadas, las cuales se utilizan lo mismo en la producción legal de medicamentos que en la ilegal de drogas. Este nuevo mercado hace más difícil controlar y monitorear la producción de fentanilo para uso ilegal.

Los cárteles mexicanos relacionados con las triadas de China son el de Sinaloa y el Cartel Jalisco Nueva Generación (el primero con presencia en Hong Kong desde hace más de una década en el tráfico de cocaína, así como en la compra de metanfetaminas y sus precursores).Concluyo afirmando que, mientras el vecino del norte no mejore el tratamiento y prevención de los trastornos por consumo de drogas, la oferta continuará creciendo y mutando en drogas más adictivas, mortales y difíciles de trazar. Por lo demás, hay que decirlo: en México sí que se produce y se consume fentanilo a pesar de los “otros datos”.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros