En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

El voto cruzado: contra el poder de un solo partido

voto cruzado

El voto cruzado consiste en votar por un candidato para cada cargo a elegir sin que necesariamente sean del mismo partido. Significa que se puede elegir a un alcalde de un partido, a una senadora y/o diputada de otro, etc.

Como todo en la vida, hay quienes están a favor de este modo de votar y quienes no. El primer grupo argumenta la deseable desconcentración del poder al procurar que ninguna fuerza –por sí sola– sea la dominante. Quienes se oponen arguyen que el voto cruzado vulnera la gobernabilidad.

Por fortuna, la tradición en México del voto lineal, que significa votar por todos los candidatos de un mismo partido y favorecer la dictadura perfecta o legalmente electa, con avances y retrocesos, se encuentra en proceso de extinción.

Venturosamente, el voto cruzado ha ganado terreno en los últimos 5 lustros entre el electorado. Quizá, el mayor ejemplo de su uso masivo fue en la elección de 2006, cuando el voto útil le dio el triunfo a Felipe Calderón -quien sí ganó la elección presidencial aunque haya quien todavía hoy, en su delirio, siga arguyendo fraude-.

Se hace necesario recordar que, desde la LVII hasta la LXIII Legislatura, en ambas cámaras del Congreso de la Unión ningún partido contó con mayoría absoluta, tendencia que se interrumpió desde la LXIV y hasta la vigente LXV, con las funestas consecuencias que conocemos.

Para fortuna de todos, cada día más electorado está convencido de no concentrar todo el poder en una sola expresión política; es su deseo, a través del voto cruzado, fortalecer el equilibrio de poderes.

En la elección reciente de gobernador en Coahuila, este fenómeno electoral fue protagonista. Me explico:
El PRI recibió 132 mil votos más que los 503 mil alcanzados en sus elecciones internas del 12 de febrero de 2023, un porcentaje no previsto si consideramos su promedio en las cinco elecciones pasadas, el cual, no sobrepasó las 450 mil papeletas.

Si sumamos los votos cruzados de MORENA, PVEM, UDC, PT y los obtenidos en la pista de diputados por MC, obtendremos un total de 131 mil votos que no fueron para sus candidatos a gobernador, cifra coincidente con el excedente obtenido por el PRI.

El partido con mayor porcentaje de voto cruzado fue MORENA. Sus candidatos a diputados –en conjunto– obtuvieron 70 mil votos más que su candidato a gobernador; además, contribuyeron con 150 mil sufragios al PT por la fractura de todos conocida.

Es preciso resaltar que la participación ciudadana en 2023 (57%) fue menor a la presentada en 2021 (57.5%), 2018 (60.3%), 2017 (57.4%) y 2011 (61.6%). Ergo, la cantidad de votos extras captada por el PRI, entre otros factores, se debe al voto cruzado.

Se espera que, en las elecciones del 2024 esta práctica se incremente. Sería saludable que así sucediera y que, en ambas cámaras federales, ninguna fuerza política dominara, para provecho del debate. Los pesos y contrapesos y beneplácito de la democracia.

Que nunca más triunfe el discurso de un merolico que, con voz estridente y nasal, rechace al voto cruzado vociferando “nooo; cambio sí o cambio no”.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros