En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Pequeñas acciones ante el estrés de los propósitos

estrés de los propósitos

El año nuevo es motivación; significa planear, organizar, visualizar los próximos meses; es un buen momento para corregir errores y retomar lo olvidado.

Sin embargo, los nuevos propósitos son también causantes de estrés cuando nos damos cuenta de lo fácil que es dejarlos a un lado, procrastinar y dejar las “motivadoras” acciones para después. La frustración se apodera de las intenciones y muchas veces el autoestima es debilitada al no sentirnos capaces de llegar a la meta con rapidez.

Los propósitos no son los mismos para todos. Hay quienes se fijan grandes y significativas metas sorprendiendo a quienes los rodean, cumpliendo una a una con precisión. Pero también hay quienes tenemos propósitos más pequeños y aun así fracasamos en el intento. 

A pesar de esto, perdemos de vista que el solo hecho de fijarnos una ruta ya es de gran ayuda, pues la vida no está hecha de perfección, sino que la constancia permite que cada día fluya como lo hace la naturaleza, con ciclos bien predeterminados.

El libro “Hábitos atómicos” de James Clear ofrece una idea de la importancia que tienen los microhábitos, esos que parecen no significar mucho, que no nos renuevan de inmediato pero que sí nos traerán la constancia que será la semilla para resultados sorprendentes.

El estrés es la antesala al miedo que nos invade, al temor de no cumplir las expectativas que nosotros mismos nos planteamos, cuando los retos implican un esfuerzo extra que choca con nuestra rutina y nuestro vivir diario. Pero… ¿y si tomamos decisiones sobre acciones que nos tomen menos de tres minutos realizar?

Las acciones cortas e inmediatas pueden ayudarnos a mejorar significativamente nuestros hábitos diarios, a fortalecerlos o ir creando nuevos de forma paulatina, teniendo como consecuencia una disciplina y voluntad más firme y estable.

Aquí van algunos ejemplos de acciones que nos tomarían menos de tres minutos:

  • Lavar nuestra taza de café en vez de dejarla en el fregadero para después.
  • Doblar la cobija o manta al terminar de ver la televisión.
  • Sacar la basura de la cocina por las noches.
  • Usar las escaleras en vez del elevador.
  • Leer 3 minutos antes de abrir las redes sociales.
  • Abrazar a nuestra pareja o hijos antes de salir.

La lista puede continuar. Este tipo de acciones quizás no nos lleve a conseguir la meta grandiosa que soñamos, pero de seguro nos sacará de dónde ya no queremos estar.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros