En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

La luz nace adentro 

la luz nace adentro

Recientemente he tendido en mis manos lecturas que hablan de la luz interior, la luz que llevamos dentro en medio del caos. Suena un tanto metafórico, pero también hay quien dice que los ojos son el espejo del alma, y ¿cómo puede ser esto, si no es que habita dentro de nosotros algo no palpable que nos inunda de vida?

Reflexionar la verdad que encierra me lleva a recordar las ocasiones en que he caminado entre tormentas que me sacuden, me debilitan y me hacen creer que estoy en plena oscuridad, sin tener idea de cuándo veré la luz de nuevo; me recuerdo derrotada y cansada, desorientada y llena de frustración.

Poco antes de leer las frases sobre luz interior, me levanté en medio de la noche, fui a la cocina y desde ahí contemplé un mar cobijado por la oscuridad, pero adornado por el brillo de una luna llena, enorme y reluciente; en silencio admiré la belleza de la escena. No tomé foto, no dije nada, sólo la contemplé, hipnotizada por su luz; todo era calma.

Hoy retomo estos ejemplos de luz, esa que muchos buscamos fuera sin darnos cuenta que ya está dentro de nosotros; la luz que nos muestra el camino, que nos guía cómo hacer las cosas, o bien, como no hacerlas. El desaliento, la tristeza y el enojo son nubes que tapan la luminosidad de nuestra esencia, pero en ningún momento la apagan.

Nada, por más difícil que parezca, carece de luz, del brillo del aprendizaje, de la experiencia, de la apertura a nuevos caminos. Somos luz que a su vez reflejamos en otros; por eso en la aparente oscuridad, la luz de otros nos anima y nos hace sonreír, porque nos recuerda que también tenemos esa energía.

El juego de luces no se aprecia en el día, se requiere oscuridad para admirar ciertos tipos de luces, como los majestuosos fuegos pirotécnicos o las luces danzantes. Así, la vida apaga ciertas luces en nuestro andar para mostrarnos el brillo de nuestra propia luz, esa luminiscencia que requiere de oscuridad para dejarnos ver la grandeza que tenemos dentro.

Somos luz que ilumina la vida de otros, a pesar de las vicisitudes que nos hacen creer que hemos perdido el brillo. No hay nada más falso porque la luz siempre está ahí, y para reconocerla basta con buscar un lugar alejado, un espacio para poder observarnos, sentirnos y descubrir la razón por la cual hemos dejado de percibir nuestra propia luz, esa que nos ha dado vida, que nos ha conectado con lo divino, que muestra nuestra sabiduría interna. Reconocer nuestro poder y nuestro valor es dejar que vuelva a brillar la luz que genera nuestro propio corazón.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros