En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Parejas biculturales: ¿qué pasa cuando tu pareja es de otra cultura?

parejas biculturales

Algunas personas han soñado con conocer a una pareja extranjera, otras nunca se imaginaron en una situación así; sin embargo, deseándolo o no, de pronto sucede que comienzas una relación con una persona ajena a tu propio país, a tu cultura, ideas, costumbres, modismos y hasta a tu idioma.

Las parejas biculturales no es noticia nueva. Ya en la Edad Media eran común los matrimonios “arreglados” para facilitar las relaciones entre reinos, llegar a acuerdos financieros o proteger las tierras. Aunque en esos casos el amor era el menos importante.

Hoy las cosas han cambiado y la hiperconexión global ha facilitado las relaciones amorosas entre personas de diferentes latitudes y culturas. La facilidad de comunicarse constantemente, aunque se viva a miles de kilómetros, despeja dudas y crea lazos más fuertes. Sin embargo, es hasta la hora de mudarse cuando se comienzan a enfrentar los retos de dos mundos distintos, de enfrentar ese choque cultural.

Una pareja internacional trae mucha riqueza bajo el brazo, pues, de entrada, favorece la apertura de mente, deja los miedos de lado, los juicios comienzan a desvanecerse y se entra en un nuevo mundo cultural. Y ese mundo muchas veces es muy diferente a lo que de él creíamos conocer gracias a fuentes como lecturas, películas o contacto pasajero con personas de ese país.

En ocasiones, estos retos son difíciles de afrontar, pues suelen entretejerse con la relación amorosa y sintiendo muchas veces falta de conexión, atención y hasta de amor.

Las expresiones, regionalismos, bromas y significados cambian de un idioma a otro, lo que trae malos entendidos si no se tiene la apertura de conocer y comprender la otra perspectiva. Pero, por el contrario, estos rasgos ideológicos y lingüísticos también pueden incrementar la diversión y ayudarnos a sacar provecho de cada momento, conociendo más a nuestra pareja mediante el relato de experiencias y situaciones inimaginables desde nuestra propia cultura.

Un obstáculo se presenta cuando no dejamos ir a nuestro país de origen, comparando constantemente lo que más nos acomoda. Pero debemos tomar en cuenta que, al estar fuera de nuestra cultura, lo que dejamos atrás se vuelve subjetivamente de bueno a maravilloso y que, por el contrario, cuando regresamos a visitar nuestra tierra se echan de menos las costumbres recién adquiridas en el país que ahora habitamos (en el de nuestra pareja, si es el caso). Ese ir y venir en nuestras emociones y pensamientos ralentizan la adaptación a una nueva forma de vida.

¿Qué beneficios puede tener, entonces, el ser estar en una relación amorosa bicultural? Unirse desde dos culturas distintas es aprender a vivir el presente, lo cual no siempre resulta fácil; es dejar el juicio de lado, seguir nuevas reglas sin perder la esencia de nuestras raíces, tener apertura y disposición para aprender nuevas habilidades y formas de entender la vida (hablar un nuevo idioma, respetar nuevas ideologías).

Aportar nuestras propias tradiciones y recibir las de nuestra pareja es atractivo, pues siempre nos sorprende lo nuevo y diferente. Quizá este elemento es el que hace tan interesante este tipo de relaciones.

Aventurarse a formar una pareja bicultural es arriesgado, lo sé, pero sólo con riesgos se pueden conquistar grandes experiencias. 

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros