En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.

Buscar

one gasolinera
one gasolinera

La regla de los dos minutos

julio 2, 2024
regla de dos minutos

Hoy es uno de esos días en los que desde temprano el cansancio se presenta puntual, mientras los compromisos no quieren ceder su lugar. Así que quedo prisionera entre cansancio y agenda llena.

Sin previo aviso, el agotamiento interrumpe mis actividades. Se arrastra lenta por las venas una energía muy baja que ya conozco y no me gusta. Ni correr, ni saltar, ni dormir me ayudarían a quitármelo. A sus anchas, la depresión me invita a llorar, a dirigirle un forzoso saludo al desánimo. 

Es cierto que mis planes del día cambiaron un poco, pero no es motivo real para sentirme así, para que me sea un detonante emocional. Tengo entonces que quitarle la máscara con la que me intentaba engañar: no puedo culpar a mi día, pero tampoco me debo culpar a mí.

La cabeza ya comienza a pedirme una pastilla; el dolor se expande. Tratando de recuperar mi voluntad observo cada uno de los síntomas. Es real. Mi ánimo comienza a irse en picada. Pero esta vez siento que lo he reconocido a tiempo y no permito que arrastre mi entusiasmo y alegría a un lugar gris y sofocante.

No estoy sola en la casa, tengo grata compañía. Sin embargo, no notan mi desanimo. Una sonrisa es la cortina perfecta para esconder al enemigo. Mi mente me muestra las cartas que me harán ganar la partida; herramientas emocionales que irán frenando la caída libre. Hoy no se trata de un día a la vez, ahora jugaré con la estrategia de una hora a la vez.

Tengo dos opciones: la pasiva y la activa. La primera me lleva a la cama, me sienta en un sillón o pone frente a mí alguna pantalla. La opción activa me mueve y viene con la regla de los dos minutos: si puedo realizar algo en menos de dos minutos, lo hago, y así  una actividad me llevará a otra. En menos de dos minutos lavo un vaso, luego en dos minutos puedo lavar otro, y otro. ¿En qué momento ya terminé la cocina si sólo iba a hacer algo en menos de dos minutos? Otra buena idea surge para combatir mi desánimo: preparar helado de fresa. Bien, estoy de nuevo cuesta arriba. Me animo sola. Sonrío.

La opción activa me lleva a embellecer mi espacio, a salir de casa, a llamarle a mis amigas y poco a poco a realizar un movimiento físico (que aún no me atrevo a llamarle ejercicio) que me saca de una vida sedentaria.

La lucha está presente, pero la motivación también. No soy mis emociones: soy energía maleable llena de emociones que puedo encausar por medio de mis acciones. Estoy preparada, estoy dando batalla, venciendo retos y momentos de incertidumbre.

El día casi termina. Una lucha interna más. Hoy no, no pasará nada. No, sí pasa. Ahora me preparo para sumergirme en el agua. Nadar me relaja tras un día de esfuerzo constante. Hoy fue un logro y avancé hora tras hora. Mañana será un nuevo día, pero hoy sí que gané.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

red es poderescaparate

Somos parte de una comunidad de medios laguneros