En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Entre el ruido y la prisa

entre el ruido y la prisa

“Puedes hacer todo lo que te propongas si…”, “Visualiza lo que quieres lograr y entonces…” “Sólo levántate a las 5am porque es cuestión de organizarse para…” Frases, frases y más frases que muchas veces nos terminan llevando al autosabotaje: estrés, horarios saturados, proyectos frustrados.

Las redes sociales nos presentan vidas “ideales”, espejismos que, más que ayudarnos, nos van envolviendo en momentos sutiles de frustración. La información en exceso provoca mucho ruido interno y el querer abarcar demasiado es un pasaje directo a la ansiedad. Ya Max Ehrmann en su poema “Desiderata”, de 1927, nos invitaba a caminar plácidos entre el ruido y la prisa.

Buscar equilibrio entre la vida personal, la de pareja y la profesional, donde la motivación alcance altos niveles. Elaborar planes y horarios, imaginar nuevos proyectos y metas por pequeños que sean. Finalmente nos estamos exigiendo demasiado, pues requerimos más energía física y mental que la que nuestro cuerpo puede generar.

¿En qué momento dejamos de vivir en armonía entre habilidades y limitaciones? ¿Qué día comenzamos a buscar situaciones extraordinarias? ¿Qué pasaría si, para fluir acorde al ánimo, dejamos de planear tanto?, ¿tendríamos más disposición a los imprevistos?

La estructura en la vida es de gran ayuda, siempre y cuando no lleguemos a la autoexigencia que nos lleve justo al otro lado, dando vueltas con rumbo a la procrastinación, finalizando frente a la pantalla del celular como ruta de escape a nuestro bloqueo mental, creyendo que estamos realizando algo con propósito, cuando en realidad estamos en un limbo mental.

El filósofo Byung-Chul Han destaca la tendencia a explotarnos a nosotros mismos de manera voluntaria, donde la creencia en la “autorrealización” y en el “todo es posible” nos empuja al abismo de la depresión y la ansiedad.

Vivir simple, sin obsesión por la perfección, regresando a lo básico, requiere de más consciencia pues es un gran trabajo evitar que nos envuelva un consumismo material, mental (información, ideas) y espiritual, que también se presenta como fórmulas mágicas e innovadoras.

¿Qué dejamos atrás que hoy podemos rescatar? ¿Cómo era la vida de nuestros padres sin redes sociales y sin hiperconexión social? Quizá es necesario retomar la improvisación, el silencio en casa, desayunar sin prisa, evitar sentir desconexión al desconocer temas de conversación que se han vuelta tendencia. 

“Caminar plácido entre el ruido y la prisa” (Max Ehrmann) es volver a gozar de los cinco sentidos plenamente, en la vida real, dejando que la piel de las manos y pies sea lo primero que toque el mundo concreto y real, evitando en lo posible el mundo abstracto y utópico que muchas veces lleva a crear tareas interminables y estresantes.

Una semilla necesita del silencio y la inactividad para dejar a la planta nacer. Así, los pensamientos e ideas en reposo, conectados con la tierra de la realidad del hogar, en medio de la “inactividad” quizá den paso a una verdadera libertad personal y espiritual.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros