El yo y sus funciones. Parte 11: las tres últimas funciones

A lo largo de esta entrega que hoy termina, me he dado a la tarea de sintetizar los aspectos esenciales de la mayoría de las funciones del Yo descritas por Bellak y Goldmisth en su manual homónimo, de modo que resulten comprensibles para el público en general y con la intención de dar a conocer un poco del trabajo clínico con orientación psicodinámica, su estructura y algunos de sus procedimientos. 

En este espacio quiero describir y explicar con mucha más brevedad las últimas de las funciones, a saber: autónoma, sintético-integrativa y dominio-competencia

Cuando hacemos referencia al funcionamiento autónomo, hablamos de aquellas actividades que llevamos a cabo de manera “automática”: caminar, hablar, respirar, escuchar, etc. Entre otras, su calidad puede evaluarse a través de preguntas como: 

¿Usualmente tienes problemas para iniciar alguna actividad? 

¿Tu fluidez al hablar cambia cuando estás nervioso? 

¿Tropiezas con objetos con relativa frecuencia? 

En el caso de la función sintético-integrativa, el Diccionario Práctico de Psicoanálisis dice: “… permite la continuidad de la experiencia y del estado de ánimo con la idea, la percepción y la experiencia, es decir, logra la continuidad del sí mismo”. En palabras simples, esta función está relacionada con la estabilidad o variación de nuestro estado mental a lo largo de nuestra cotidianeidad y cómo integramos esa sensación y sentimiento sin perder la orientación. Es normal que bajo circunstancias de estrés agudo o crónico resulte más complicado mantener una actitud optimista, dado que parte de la energía se pierde en el intento de conservar el equilibrio. Podemos evaluar la calidad de esta función mediante preguntas como: 

¿Sueles adaptarte con facilidad a los cambios de rutina? 

¿Es común que cambies tus sentimientos en relación con las personas o las circunstancias?

Sobre la última función, dominio-competencia, el diccionario lo hace simple y nos dice al final de su definición que “es la capacidad del sujeto para resolver problemas nuevos”. Tiene que ver con las capacidades que conservamos y de las que somos conscientes (o no), y cómo las ponemos a nuestro servicio para la solución de un problema. Suele evaluarse con preguntas como: 

¿Qué tan bueno te consideras para resolver problemas? 

¿Las personas a tu alrededor suelen reconocer alguna capacidad tuya?

Elegí este tema por tener un significado emocional durante mi formación, incluso utilicé parte de este instrumento en mi tesis de maestría. Quise hacerlo simple y espero haber logrado despertar ese interés por la psicología y la psicoterapia. 

Hoy me despido de ti, querido lector, y te agradezco por haberme acompañado a lo largo de mis artículos. Una decisión personal y profesional me lleva a tomar un camino distinto por el momento y debo pausar por un tiempo mi colaboración en Soliradio.com y este espacio, Beliving. Espero seguir en contacto contigo si así lo deseas. 

Una vez más, te recuerdo que ESTA INFORMACIÓN NO CONSTITUYE UNA GUÍA VÁLIDA NI CONFIABLE PARA EL AUTODIAGNÓSTICO ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP 

En verdad, “gracias por acompañarme”.

El yo y sus funciones. Décima parte: barrera a los estímulos

Bellak y Goldsmith delimitan esta función a partir de los siguientes componentes: “Umbral para los estímulos. Eficacia en el manejo de la estimulación excesiva". Nuevamente nos encontramos con una definición que dice poco, así que hagámoslo simple sin perder lo esencial.

El diccionario práctico de psicoanálisis define la Barrera de Protección contra Estímulos como: “una función yoica que se encuentra fuertemente relacionada con el sistema nervioso motor más que con el dominio psicológico. Esta barrera de estímulos cuenta con dos componentes básicos: uno receptivo y uno expresivo”. 

¿Qué significa lo anterior? Que, a diferencia de las demás funciones, ésta tiene una base orgánica o corporal y está relacionada con nuestro temperamento, que, como hemos dicho en otras ocasiones, es hasta cierto punto heredable. La barrera a los estímulos tiene que ver con cómo sentimos y cómo reaccionamos a esas sensaciones. 

Estoy seguro de que conoces a alguien cercano que se despierta hasta con el aleteo de una mariposa o a alguien que se irrita con facilidad cuando hay demasiado ruido, quizás es algún amigo o familiar que no tolera los eventos multitudinarios. Dichos ejemplos están relacionados con lo que se denomina umbral senso-perceptual. Todos sentimos dolor, pero unos somos menos tolerantes que otros. A todos puede molestarnos el sonido, pero solo algunos toleran el ruido intenso. 

La calidad de esta función puede evaluarse a través de preguntas como: 

RECUERDA QUE ESTA INFORMACIÓN NO CONSTITUYE UNA GUÍA VÁLIDA NI CONFIABLE PARA EL AUTODIAGNÓSTICO ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada, es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte”.

El yo y sus funciones. Novena parte: función defensiva

Así como, en términos biológicos, contamos con un sistema inmunológico que nos protege de agentes patógenos, en cuestiones psicológicas y emocionales también existe un funcionamiento defensivo para lidiar con situaciones angustiantes. Bellak y Goldsmith delimitan esta función a partir de los siguientes componentes: “Debilidad o inadecuación de las defensas. Éxito y fracaso de las defensas". Nuevamente nos encontramos con una definición poco clara, así que hagámoslo simple sin perder de vista lo esencial. 

Tomando como base el ya antes citado Diccionario Práctico de Psicoanálisis del IIPCS, veamos qué encontramos en relación con las defensas. El texto define el concepto Mecanismos de Defensa con las siguientes palabras: “Procesos psíquicos inconscientes del Yo cuya función es organizar y mantener condiciones psíquicas adecuadas y óptimas para que el Yo pueda escapar de la angustia y el displacer y encontrar el equilibrio y la adaptación”. 

Estoy casi seguro de que has escuchado el término represión, incluso apostaría a que lo has utilizado en diversas ocasiones. La verdad es que, de ser un tecnicismo, pasó a formar parte del habla cotidiana y usualmente se escucha en oraciones como: “lo reprimí” o “lo reprimiste”, cuando en realidad eso no es del todo cierto. Como lo dice el diccionario en su definición, se trata de mecanismos inconscientes. No se reprime por voluntad, sino todo lo contrario; hay eventos traumáticos tan angustiantes que, de cierta forma, tu inconsciente bloquea el recuerdo o lo distorsiona de modo que resulte menos complicado “lidiar con el trauma”.  

Existen varios mecanismos de defensa y pueden clasificarse de distintas maneras. Algunos de los más comunes son: represión, negación, desplazamiento, proyección, racionalización, etc. Quiero seguir haciendo énfasis en que no son elegidos por ti, sino que se trata de procesos inconscientes, es decir, tú no te das cuenta cuando los utilizas. Ese descubrimiento se logra mediante un proceso de psicoterapia guiado por un especialista. 

La calidad de esta función puede evaluarse a través de preguntas como: ¿sueles estresarte con facilidad ante determinadas circunstancias? ¿Con qué frecuencia te sientes intranquilo y no logras identificar una causa? ¿Te consideras una persona ansiosa? ¿Te preocupa demasiado lo que otros piensan de ti? ¿Sueles pensar en cosas que podrían ser consideradas amenazantes? ¿Es común que tengas pesadillas? Etc. 

RECUERDA QUE ESTA INFORMACIÓN NO CONSTITUYE UNA GUÍA VÁLIDA NI CONFIABLE PARA EL AUTODIAGNÓSTICO ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte”.

El yo y sus funciones. Octava parte: la regresión adaptativa (RASY)

Llegó la hora de hablar de mi función favorita, la Regresión Adaptativa al Servicio del Yo (RASY). Bellak y Goldsmith la delimitan a partir de los siguientes componentes: “Relajación regresiva de la agudeza cognoscitiva. Nuevas configuraciones". Creo que si nos quedamos con eso, no se entiende mucho, así que empecemos con una palabra clave: regresión

El diccionario práctico de psicoanálisis del IIPCS dice que es “volver a una forma anterior, más primitiva de actividad mental. Es decir, la actividad psíquica vuelve a una forma de comportamiento ya superada, evolutiva y cronológicamente más primitiva que la actual”. Un ejemplo clásico es cuando el primogénito es "desplazado" por el hermano recién nacido y vuelve a orinarse en la cama o deja de hablar cuando ya había adquirido la habilidad. 

Quizás te estés preguntando de qué sirve la regresión si nos hace retroceder. Ahí es donde la RASY hace su aparición. 

¿Qué dice el diccionario al respecto? “…consiste en relajar los controles internos momentáneamente y dejar fluir las fantasías, favoreciendo con ello la imaginación, el humor, la creatividad, la inventiva, etc., con la finalidad de fortalecer al Yo”. En palabras propias tiene que ver con la capacidad que tenemos para desconectarnos de la realidad sin caer en la disfuncionalidad. Ejemplos: visitar lugares significativos de nuestra infancia, colorear, construir con bloques de lego y un larguísimo etcétera. Solo para dar mayor claridad, la regresión (a secas) es una consecuencia disfuncional, mientras que la RASY es una función adaptativa. 

Su calidad puede evaluarse a través de preguntas como: 

RECUERDA QUE ESTA INFORMACIÓN NO CONSTITUYE UNA GUÍA VÁLIDA NI CONFIABLE PARA EL AUTODIAGNÓSTICO ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte”.

El yo y sus funciones. Séptima parte: Procesos del pensamiento

Hoy es momento de hablar acerca de la sexta función del Yo: procesos del pensamiento. Bellak y Goldsmith la delimitan a partir de los siguientes componentes: “Memoria, concentración y atención. Capacidad para conceptuar. Proceso primario-secundario". Manteniendo la buena costumbre, trataré de hacerlo simple conservando lo esencial. 

Dado que estamos más acostumbrados a utilizar algunas de las palabras y conceptos relacionados con esta función es probable que resulte más fácil de entender. La facilidad o dificultad con la que nos concentramos, recordamos, estructuramos nuestros actos y nuestro discurso está relacionada con nuestro estado emocional y la forma en que nos relacionamos con otras personas, incluso con nosotros mismos. 

Personas que experimentan estrés crónico o depresión, entre otras afecciones, suelen presentar problemas con la memoria y dificultad para concentrarse. Por lo general, los trastornos psicóticos están relacionados con un proceso de pensamiento inusual o deficiente.

El delirio, uno de los síntomas psicóticos más conocidos, guarda mucha relación con esta función ya que el proceso de pensamiento, aunque tiene lógica para el sujeto, se caracteriza por estar distorsionado y/o ser contradictorio.

Seguramente has visto en alguna serie o película a algún personaje que intenta estructurar un discurso y suele perder el sentido con mucha frecuencia, pasa de un tema a otro sin una delimitación clara, incluso su discurso y estado emocional pueden llegar a ser evidentemente opuestos. 

La calidad de esta función puede evaluarse a través de preguntas como: ¿Generalmente tienes problemas para concentrarte? ¿Te es difícil recordar algo que sucedió hace poco? ¿La gente te dice que sueles cambiar de tema con regularidad? ¿Has sentido que tus pensamientos no son tuyos? ¿Te resulta complicado enlazar ideas sin perder coherencia? Etc. 

RECUERDA QUE ESTA INFORMACIÓN NO CONSTITUYE UNA GUÍA VÁLIDA NI CONFIABLE PARA EL AUTODIAGNÓSTICO ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte”.

El yo y sus funciones. Sexta parte: relaciones objetales

Por fortuna retomamos los conceptos cortos y ahora toca atender a la sexta de las funciones del Yo. Compuesta únicamente por dos palabras, te presento a la función Relaciones Objetales y, de paso, aclaro que ésta no es ninguna parafilia, por si lo llegaste a pensar. 

Dicen Bellak y Goldsmith que esta función puede inferirse tomando en cuenta los siguientes componentes: “Grado y tipo de relación. Primitivismo. Grado en que los demás son percibidos como independientes de uno mismo. Constancia de objeto”. 

¿Qué son las relaciones objetales? 

Primero veamos qué se entiende por objeto en psicología psicodinámica. Según el Diccionario Práctico de Psicoanálisis del IIPCS, un objeto es “cualquier persona, animal, cosa o mascota que tenga importancia emocional para el sujeto”. El mundo está lleno de objetos, pero no todos son Los Objetos, ya que solo algunos tienen importancia emocional para ti. Cabe decir que Los Objetos están “dentro de nuestra mente”. 

De la misma forma tan sencilla, el diccionario nos provee de la definición de Relación de Objeto y nos dice que es un término para “designar el modo de relación del sujeto con las personas y cosas animadas e inanimadas, significativas para él”. Luego nos explica que la primera relación de objeto se da con la madre, luego con el padre, etc. Quiero destacar que dicha relación se vive de forma fáctica (como hecho) y también de forma psíquica (como parte de la vida anímica). 

Bueno, la esfera psíquica es súper importante, por eso mencioné que los objetos están “dentro de nuestra mente”. La relación ocurre con esos objetos internos, con su representación mental cargada de contenido emocional. El cómo percibimos esos objetos es una experiencia meramente subjetiva. Aquí se refrenda el tino con el que Immanuel Kant afirmó hace casi 250 años que “jamás conoceremos la cosa en sí” y bueno, lo mismo pasa con mamá y papá. 

La calidad de esta función puede evaluarse a través de preguntas como: ¿con cuánta facilidad sientes que eres capaz de hacer nuevas amistades? ¿Qué tan íntimas consideras que son tus relaciones? ¿Puedes definir con claridad quiénes son tus amigos y quiénes son sólo conocidos? ¿Qué tan empático te consideras? ¿Has estado en alguna relación codependiente? ¿Es normal que te sientas rechazado? Etc. 

RECUERDA QUE ESTA INFORMACIÓN NO CONSTITUYE UNA GUÍA VÁLIDA NI CONFIABLE PARA EL AUTODIAGNÓSTICO ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte”.

El yo y sus funciones. Quinta parte: regulación y control de instintos, afectos e impulsos

Con la finalidad de mantener el hilo de nuestra conversación semanal, te recuerdo que hemos estado hablando del Yo y sus funciones, tres de las cuales ya hemos simplificado para su comprensión y son: prueba de realidad, juicio y sentido de realidad y del sí mismo.

En esta ocasión cuatro palabras constituyen el concepto y cuarta función a la que haré referencia. Sobre la regulación y control de instintos (…) se preguntan Bellak y Goldsmith “¿Qué tan directa es la presión del impulso y qué tan eficientes son los mecanismos de demora?”. 

¿Qué son, a grandes rasgos, esas tres cosas que regulan esta función? Veamos qué dice el Diccionario Práctico de Psicoanálisis publicado por el IIPCS. 

Sobre el instinto nos dice que “es lo que mueve a realizar una conducta heredada, común a la especie, no aprendida, difícil de modificar y estereotipada”. Seguramente has utilizado el término “lo hice por instinto” y básicamente se refiere a una respuesta automática ante una circunstancia determinada. Uno tiene sed y lo que busca es saciarla. 

El afecto “hace referencia a todo estado emocional, penoso o agradable, vago o preciso, ya sea que se presente en forma de una descarga parcial o total”. A mí me gusta definirlo, en palabras más simples, como la expresión de las emociones y sentimientos, por eso a veces decimos de una persona inexpresiva que su afecto está aplanado. 

Del impulso se dice que “es el elemento energético del aparato psíquico, regulado por una economía…”. Si continúo con la cita necesitaré 3 sesiones de 50 minutos para explicarlo y ese no es el punto, porque casi puedo afirmar que ya notaste algo. 

Los 3 conceptos que acabamos de definir tienen relación con el temperamento, que es la forma en que reaccionamos ante determinadas circunstancias y que está influido por la personalidad y el carácter. Por ejemplo, hay personas que responden explosivamente a circunstancias cotidianas, mientras otras responden con tranquilidad a las mismas situaciones. Pues bien, parte de eso es lo que evalúa esta función y dicha información puede obtenerse a partir de preguntas como: 

¿Te consideras alguien que se enoja con facilidad? 

¿Sientes que tu enojo es desmedido? 

¿Con cuánta facilidad puedes posponer tus necesidades físicas? 

¿Consideras que tu humor cambia con facilidad? 

Recuerda que ESTA INFORMACIÓN NO CONSTITUYE UNA GUÍA VÁLIDA NI CONFIABLE PARA EL AUTODIAGNÓSTICO, ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte”.

El yo y sus funciones. Cuarta parte: desrealización y despersonalización

Ya en una nota anterior de esta entrega tocamos un concepto que hace referencia a la realidad, y para evitar confusiones creo necesario hacer una distinción entre “prueba de realidad” y “sentido de realidad”. 

Como lo comenté en su momento, la primera está relacionada con la percepción de estímulos internos o externos, es decir, lo que vemos, oímos y/o sentimos; la claridad con la que distinguimos si fue real o no.

Por su parte, el sentido de realidad, según lo comentan Bellak y Goldsmith, puede inferirse tomando en cuenta el “grado de desrealización, grado de despersonalización, autoidentidad y autoestima y la claridad de los límites entre el sí mismo y el mundo”. Como casi siempre, intentaré simplificarlo sin alejarme de sus aspectos esenciales. 

Seguramente tienes dos preguntas: qué es desrealización y qué es despersonalización. Algunos colegas suelen usarlos indistintamente y, aunque son conceptos relacionados, no son necesariamente lo mismo. 

La desrealización puede describirse como aquella sensación pasajera de que lo que te está pasando no es real o se siente extraño, como si fuera artificial. Algunas personas que la han sentido la describen como “no me siento específicamente mal, pero siento que no logro conectar con lo que está pasando, ni con el lugar en el que estoy, como si yo no fuera parte de él”. 

En cambio, la despersonalización es la sensación de no habitar dentro del propio cuerpo, sino como un espectador que se está viendo desde fuera. Quienes lo han experimentado dicen sentirse “como si estuviera viendo una película de mi vida”. 

NOTA: Los conceptos que acabo de definir son solo síntomas y no constituyen una enfermedad en sí mismos. 

Algunas preguntas acerca de esta función del Yo están relacionadas con las partes de nuestro cuerpo, la percepción de nosotros mismos, el tiempo, los lugares y la soltura y espontaneidad con la que nos desenvolvemos en nuestro día a día en diversos contextos. 

Aunque los aspectos a explorar aluden a sintomatología relacionada con trastornos psicóticos, estos síntomas también están relacionados con el consumo de sustancias y periodos de estrés crónico. 

Recuerda que esta información no constituye una guía válida ni confiable para el autodiagnóstico, ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada, es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP, “Permítenos comprenderte”.

El Yo y sus funciones. Tercera parte: el juicio

En consonancia con la nota anterior, hablemos de otra función del Yo: el juicio. Bellak y Goldsmith dicen que está relacionado con la “anticipación de consecuencias y su manifestación en términos de conducta, así como la adecuación emocional vinculada a dicha anticipación”. 

Es decir, en términos menos técnicos y a modo de pregunta:

NOTA: Para los fines de este instrumento, como para muchos otros, no existen respuestas correctas e incorrectas, sino que los resultados son obtenidos a partir del análisis estadístico de datos y se establece una “normalidad” con base en las respuestas más comunes a la pregunta planteada. No olvidemos que “lo normal” obedece a términos estadísticos, no a juicios de valor. 

Algunas preguntas utilizadas para evaluar esta función pueden ser: ¿Qué harías si ves humo saliendo por la ventana de una casa?, ¿frecuentemente te sientes atraído por hacer cosas riesgosas?, etc. 

Como siempre, te pido que evites tomar esta nota como un instrumento válido para realizar un diagnóstico, ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte.”El Yo y sus funciones. Tercera parte: el juicio

El Yo y sus funciones. Segunda parte: prueba de realidad

Dando seguimiento a esta entrega, comencemos con la primera de las funciones: prueba de realidad. El Manual para la Evaluación de las Funciones del Yo, escrito por Bellak y Goldsmith, dice que la prueba de realidad está relacionada con la “distinción entre estímulos internos y externos, exactitud de percepción, consciencia reflexiva y prueba de realidad interna”. Comprendo que los tecnicismos hacen que resulte complejo de entender, así que vamos a explicarlo de una forma más sencilla. 

Esta función está relacionada con lo siguiente: 

NOTA: Las circunstancias descritas anteriormente ocurren con mayor frecuencia de lo que podría considerarse ordinario. 

Como te habrás dado cuenta, esta función guarda relación con dos problemas que generan preocupación: la alucinación y el delirio. La primera tiene que ver con la percepción de estímulos que no provienen del exterior y que no pueden ser constatados por los demás. El segundo con el discurso carente de sentido. Para hacer referencia a este tipo de sintomatología, solemos referirnos a éstos como síntomas psicóticos y pueden ser de tipo orgánico (relacionados con alteraciones neuroanatómicas), químico (relacionados con alteraciones en la segregación de sustancias a nivel del sistema nervioso central) o psicógeno (relacionadas con alteraciones emocionales). 

Te pido que evites tomar esta nota como un instrumento válido para realizar un diagnóstico, ya que su propósito es meramente informativo. Si te identificas con la información aquí mencionada, es de suma importancia que solicites la opinión de un experto que pueda orientarte o canalizarte con la persona idónea para acompañarte en la identificación y solución del problema.

Soy Alejandro Monreal, psicólogo y psicoterapeuta. Sígueme en mis redes sociales y comparte tus ideas conmigo. Encuéntrame en IG, Twitter y Tik Tok: @psicomonreal

Conecta con el equipo de especialistas más apasionado en temas de salud mental y acompañamiento emocional en IG y FB: @belivingmx

Comienza a darle un giro a tu vida, envía tu mensaje por WA: +52 871 230 9682

Escucha nuestro podcast en Spotify: https://cutt.ly/hVjE2QP

“Permítenos comprenderte”.