En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

¡Un respeto para el sotol!

un respeto para el sotol, por Adriana Osorno

Hablar del sotol tanto merece respeto como falta de vergüenza, y esto por haber tundido en lo más bajo del grado de calumnias y difamación a este magistral destilado que nos ofrece el desierto de Chihuahua; una bebida y planta tan necesarias para nuestras tierras del norte y en nuestro legado cultural del desierto. 

Este dulce lirio despeinado, gran fuente de alimento de la fauna en torno a él y de pueblos originales como irritilas, tobosos y kikapús, tarda en madurar entre 12 y 18 años. Es la única materia prima que tiene la bebida del mismo nombre: ¡el sotolito!, recetado para los cólicos y dolores de panza; incluso me han dicho que sirve pa’ la diabetes. 

¿Por qué se habla tan mal del sotol?, incluso en el norte; la mayoría ni cuenta nos damos del bebidón que tenemos tan cerca. Siempre es nuestro vecino de arriba el adelantado en el "redescubrimiento” de los destilados, estando casi siempre más actualizado en gustos históricos de México que la mayoría de quienes consumen bebidas originarias. Estados Unidos lleva otra vez la delantera en el consumo del sotol y está en vías de convertirlo en el licor de moda dentro de unos años. 

Si bien al mezcal le ha ido atrozmente con campañas de difamación desde épocas del virreinato, al sotol le ha ido peor. Comentarios como que al sotol se le pone excremento de vaca para su fermentación, o incluso el hecho de llamarlo huachicol, son prejuicios que aún rondan en la psique colectiva y que en pleno siglo XXI se siguen escuchando contra el hijo pródigo de los destilados mexicanos.

La reivindicación de esta chulada de trago del desierto se ve que viene a paso lento, pero tampoco es que quienes bebemos sotol traigamos tanta prisa para presenciarla. Saboreándome uno de Mezquital, Durango, entro en el mood del polvadero, las botas, el sol y el calor que se avienta uno acá.

¡Salud!

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros