En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

El Santos y nuestra hambre de ídolos

el santos

Santos Laguna está viviendo una crisis deportiva y de identidad que va en ascenso. El distanciamiento entre la afición y la institución se ve reflejado en la tribuna. El partido contra Tijuana apenas congregó a 7 mil personas, es decir, una cuarta parte del aforo del Estadio Corona. Los resultados, la mala calidad de los jugadores y las malas decisiones de la directiva son factores predominantes.

Y entre todas las carencias y las malas decisiones, subyace un problema crónico que se está agudizando con el paso de los años: la falta de ídolos.

El modelo de negocio de Santos Laguna se afianzó con la compra y venta de jugadores. Los ingresos millonarios en ventas de futbolistas como Matías Vuoso, Oribe Peralta, Christian Benítez, Darwin Quintero, Agustín Marchesín, Jorge Sánchez y Fernando Gorriarán, entre otros, ha resultado un ingreso imprescindible para garantizar la operación de la institución. Los jugadores que ya eran ídolos o que estaban en ese camino fueron enviados a otros equipos a cambio de millones de dólares. Así, cada año, el equipo vende a su figura, evita que ésta se identifique con la región y trunca el sueño de ver a un jugador que lleve la camiseta verdiblanca tatuada en la piel.

Hambre de ídolos, eso vi en el partido entre Santos Laguna y Tijuana, que, finalmente, ganó el equipo local de manera agónica. 

Este encuentro fue el escenario de debut de “Polito” Holguín, joven arquero que lleva procesos interesantes en selecciones juveniles y que salió al “quite” por las malas participaciones del titular temporal, Gibrán Manuel Lajud.

Holguín, contra todo pronóstico, fue aplaudido desde el minuto uno. La afición está buscando a un jugador que genere sinergia, que finque un romance eterno entre cancha y tribuna.

Justo antes de terminar el partido, Holguín, producto de los nervios, cometió una pifia y provocó un tiro de esquina innecesario. Al final, la jugada terminó en un penal, mismo que fue sancionado gracias a la intervención del VAR (Video Assistant Referee). 

El estadio se enmudeció. El técnico, Pablo Repetto, y los jugadores suplentes se postraron en la orilla de la línea de banda; se tomaban la cabeza, friccionaban sus manos, respiraban una y otra vez. Presentían que el partido se les iba de las manos. Preveían sendos abucheos por no poder vencer a un equipo malo como Tijuana.

Los jugadores se acomodaron en el borde del área. El jugador argentino, Luis “Chiqui” Rodríguez, era el encargado de cobrar el penal. Colocó la pelota en el manchón y dio tres o cuatro pasos hacia atrás. Respiró, comenzó a trotar lentamente hacia el balón y disparó hacia el lado derecho del portero. ¿El resultado?, Polito Holguín detuvo el penal, rechazó hacia la derecha. 

El estadio se volcó en aplausos en favor del juvenil mexicano. De posible villano se convirtió en héroe. Debutó con estrella, generó una leve esperanza de identidad. 

El hambre de ídolos es brutal. La afición añora a un jugador que ame la camiseta, que juegue por amor a la pelota, por trascender, por hacer historia.

Hoy Santos Laguna, posiblemente, sólo tiene un jugador que pudiera llegar a cumplir con los requisitos para convertirse en ídolo: Carlos Acevedo. Sin embargo, el arquero de 27 años lleva todo el torneo lesionado y no ha sido campeón como titular del equipo. 

El futuro es previsible: en caso de que Polo Holguín se consolide, Carlos Acevedo, el siguiente torneo o el próximo, saldrá del equipo. Es el activo más importante del club, el más caro y con más proyección.

Santos seguirá vendiendo jugadores como en mercería. El hambre de ídolos seguirá creciendo.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros