En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Futbol e identidad en la Comarca Lagunera

futbol e identidad

En un trabajo colaborativo entre Red es Poder y Torrente Teatral, se montó Fuera de lugar, una pieza escénica que, inspirada en un reportaje de investigación sobre pagos millonarios del municipio de Torreón y el Gobierno de Coahuila en favor de empresas relacionadas con el Club Santos Laguna, abre la discusión sobre si el futbol es en verdad un elemento que dota de identidad a la Comarca Lagunera. 

Al ser una región joven, en comparación con otras plazas de la República que tienen futbol profesional, los laguneros se han aferrado a pequeños elementos que dan valor moral y social a su psique regional, a sus costumbres y tradiciones y modismos y vicios y virtudes y defectos. 

De esta manera, brotan variables de relevancia para los laguneros, como los lonches, las gorditas, la lucha libre, la reliquia y, por supuesto, el futbol. 

“No es posible que un equipo dé identidad a una región sólo porque en su nombre lleva la palabra laguna”, dice una de las frases de la pieza. Y es que en Torreón hay barrios enteros dedicados al Santos Laguna, cientos de hogares tienen en sus ornamentos fotografías de jugadores históricos del club logrando una hazaña, como el gol en fuera de lugar de Jared Borgetti en la final de 1996 contra el Necaxa. En Torreón y en La Laguna un mal momento del equipo golpea el ánimo de los aficionados, el resquemor no se queda en el estadio ni en las dos horas que se dedican para ver un partido en la televisión; el malestar no es pasajero, se mantiene toda la semana y se agrava si, como en la actualidad, Santos Laguna vive un mal momento.

Hoy, esa identidad “impuesta” por una empresa, en este caso Orlegi y Club Santos Laguna, está dolida, está molesta con un modelo que pondera la venta al por mayor de futbolistas a costa del bienestar y la estabilidad deportiva de la institución.

De haber sido en otro tiempo un equipo competitivo, con planteles fuertes y con solidez financiera, social y deportiva, Santos Laguna se ha convertido en una especie de miscelánea en la que exponen, a cualquier postor, las piernas y el talento de sus futbolistas.

Hoy es difícil ver a un jugador talentoso echar raíces en La Laguna. Los cañonazos de dinero son seductores. El modelo de gestión deportiva de los dueños ya no está enfocado en ganar campeonatos, sino en engrosar las cuentas bancarias de la institución.

Es tan poderoso el concepto de “identidad” arraigado al Club, que hasta las propias autoridades donan millones de pesos a la causa, perdonan impuestos municipales y estatales y permiten, con ofensiva intransigencia, que los dueños del equipo se salten normas, evadan responsabilidades sociales y hasta cobren por organizar eventos y actos dotados de falsa filantropía.

Los dueños de Santos Laguna no han entendido que la identidad que rodea al futbol en La Laguna no le pertenece al equipo ni a Orlegi; es de la gente, de la afición y para ellos.

En décadas anteriores eran los Diablos Blancos del Torreón o la Ola Verde o el Laguna. Se jugaba en San Isidro o en el viejo Corona. La gente de barrio era bien recibida en la cancha, en las tribunas; los jugadores tenían más contacto con la afición y la ciudad era una fiesta en día de partido.

Políticos, empresarios y directivos del futbol en México han manchado el valor que tiene el futbol para la sociedad, para los pueblos, para las ciudades. 

La identidad regional, de ninguna manera, debe provenir de una empresa, de la iniciativa privada. La Laguna es más que eso, la afición se merece un equipo que respete los valores de un lugar que, en pocos años, ha sido saqueado y golpeado por la ambición de unos cuantos. La Laguna el futbol y la afición no se lo merecen.

Más de Jorge Enrique Espejel Lomas

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros