En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Machismo y futbol: el beso arrebatado

machismo y futbol

España quedó campeona del mundial femenil en Australia. Jenni Hermoso, máxima goleadora en la historia de la selección española (y delantera también del Pachuca), pasó a recibir su medalla, abrazó al presidente de la Real Federación Española de Futbol, Luis Rubiales, y éste, sin mayor tapujo, le arrebató un beso. 

Todo el panorama del machismo en el futbol fue reflejado en una mala decisión de un varón que se cree superior por el simple hecho de haber nacido con pene.

Ni 10 mil pesos al mes

El pasado viernes 25 de agosto se esperaba la renuncia de Luis Rubiales como presidente de la federación española. La opinión pública condenó su atrevimiento, el beso arrebatado, su falta de respeto, su insaciable machismo. En un breve discurso, Rubiales subió al estrado y repitió tres veces que no iba a renunciar y que el beso fue consensuado.

La imagen de Luis Rubiales tomando la cara de Jenni Hermoso para robar un beso es grotesca y también es el reflejo de cómo el machismo en el futbol dibuja un panorama desigual y a contracorriente para las mujeres.

El sueño por jugar futbol profesional lleva a cientos de futbolistas a sufrir discriminación, a ser maltratadas por directivos, por entrenadores. Hay casos en los que, por ser abiertamente lesbianas, las dan de baja de instituciones deportivas. El futbol, un juego tradicionalmente practicado por varones, no permite que se gesten condiciones de igualdad.

En principio de cuentas, una estrella del futbol femenil no gana, ni cerca, el salario que percibe un jugador mediocre de la rama varonil. En México, por ejemplo, hay jugadoras en la Liga MX femenil que, pese a ser profesionales, no ganan ni 10 mil pesos mensuales. 

Marion Reimers, periodista deportiva con perspectiva de género, reveló que muchas futbolistas están sufriendo roturas de ligamentos cruzados porque no utilizan calzado adecuado. Las marcas deportivas no han destinado recursos para proveer material que se acople y se adapte a la anatomía femenina. Así de simple: los zapatos para jugadoras son diseñados conforme a la anatomía masculina y sólo adaptados al rango de tallas.

¿Y el machismo en el futbol mexicano?

La Liga MX Femenil es la competencia de futbol femenil que más ha crecido en el continente. El público está haciendo suyo el producto y han subido las audiencias en televisión. Algunos partidos tienen más rating que duelos del futbol europeo y de la liga de expansión. Las futbolistas están recortando terreno, pero no tienen acceso a las mismas condiciones profesionales y de infraestructura que los varones.

En la pasada final de la liga mexicana femenil, jugada en el Estadio Azteca, se registró una asistencia cercana a 70 mil espectadores. El partido fue transmitido por televisión abierta y dejó buenos ingresos comerciales para el medio de comunicación responsable de la producción y difusión del partido. La afición por el futbol femenil en México está creciendo, pero también las expresiones de odio e ignorancia por parte de aficionados y comentaristas.

David Faitelson, en el programa Futbol Picante, le dijo a Desirée Monsiváis, una de las goleadoras históricas de la liga mexicana y originaria de Gómez Palacio, que el futbol femenil debería jugarse en canchas más pequeñas y con porterías más bajas. Él, desde su posición como varón, consideró que la mujer, para desempeñarse mejor, debe jugar en condiciones distintas a la de los varones. Desiré, con una tímida sonrisa, contestó que, si ya compiten, entre mujeres, en condiciones idénticas a la de los varones, no tiene caso modificar las reglas porque la idea es ganar espacio en un lugar que era exclusivo para los varones, para los niños, para las personas “rudas”. Faitelson guardó silencio y fue severamente criticado en redes sociales.

Y es que en medios de comunicación la discriminación también es obvia. Las mesas de análisis están conformadas por varones. No hay mujeres debatiendo en los espacios más consumidos, como Futbol Picante o La última palabra. A las mujeres las limitan a trabajar como reporteras o conductoras. Solo en eventos especiales, como el Mundial Femenil, invitan a una analista para dar un comentario breve que se reduce a la duración de un corte comercial.

Las futbolistas y las periodistas están luchando por ganar espacio en una industria profundamente machista. Alguna vez Cuauhtémoc Blanco, cuando era jugador del América, gritó a Vicky Tovar, primera mujer en dirigir un partido en primera división, que mejor se fuera a lavar platos. La silbante no volvió a aparecer, fue desvanecida por los varones que toman decisiones. Blanco siguió jugando y se erigió como uno de los ídolos más grandes del balompié nacional.

Tarde o temprano el futbol femenil llegará a ser igual de importante y mediático que el varonil. En espectáculo, al menos, los partidos son más entretenidos, más abiertos, más ofensivos. 

Urge borrar del mapa a personajes como Luis Rubiales, Cuauhtémoc Blanco, David Faitelson y todos aquellos que, desde su posición, no permiten que las mujeres tomen lugares protagónicos dentro del futbol nacional e internacional.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros