En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.

Buscar

one gasolinera
one gasolinera

Más allá de un partido: rivalidades e ideologías en el futbol

octubre 3, 2023
ideologías en el fútbol

Millones de aficionados al futbol disfrutan y sufren y lloran por las emociones que genera un partido. El drama se termina cuando el árbitro da el silbatazo final. Todos y todas se van a sus casas y regresan a sus rutinas habituales. Para ellos y ellas, “la afición sana” (por adjetivar a este número inmenso de personas), el futbol se queda en un partido, en un espectáculo para entretenerse un par de horas.

Con este texto no quiero hacer énfasis ni exaltar a los aficionados que ven al futbol como un detonante de violencia, segregación y racismo. La idea es recordar que, al ser un deporte tan popular y que se comenzó a jugar de manera organizada pocos años después del fin de la revolución industrial, se han construido rivalidades que llevan al deporte ideologías, banderas políticas y marcadas diferencias sociales.

Las rivalidades que van más allá del futbol

En el futbol internacional existen añejas rivalidades que se gestaron entre barrios, fábricas y grupos políticos con ideas diametralmente opuestas.

En Europa, particularmente, hay ejemplos de cómo el deporte es una excusa para representar batallas entre personas que piensan distinto y viven realidades contrastantes.

El primer caso que quiero ejemplificar es el de Celtic y Rangers, en Escocia. 

The old firm, como se les conoce a los enfrentamientos entre ambos equipos escoceses, es una rivalidad que presenta diferencias entre católicos (Celtic) y protestantes (Rangers), también a nacionalistas irlandeses, contra unionistas (personas afines al Reino Unido). Al mismo tiempo, también se forjan grupos antagónicos entre republicanos y monárquicos, entre las clases trabajadoras y las burguesas.

En Escocia, un enfrentamiento entre Celtic y Rangers, equipos más ganadores de su liga, es una oportunidad para demostrar el músculo y el empuje de ideologías, creencias y situaciones sociales antónimas, totalmente opuestas. Los de verde, el Celtic, defensores del IRA, del catolicismo y de las clases sociales bajas, son el enemigo número de los Rangers, los de azul marino, los miembros del Reino Unido, defensores del protestantismo y dueños del capital de trabajo. 

Que el Celtic le gane un partido a Rangers es una representación de que, en equipo, los pobres le pueden ganar a los ricos. Por el contrario, si Rangers sale vencedor, es una representación de que el protestantismo y la monarquía británica siguen sometiendo a los irlandeses de fe católica más fundamentalistas del mundo.

Un segundo ejemplo es el “Derby della Capitale”, protagonizado por la Lazio y la Roma, los equipos de la capital italiana, del epicentro del imperio más poderoso de la historia.

Roma, al ser uno de los centros financieros, culturales e históricos más importantes del mundo, siempre es un caos. El tráfico es desquiciante y el ruido en las calles sobrepasa cualquier norma ambiental. Sin embargo, dos veces al año, la ciudad se paraliza. Los partidos, en el Olímpico de Roma, entre la Lazio y el equipo que llevaba en su escudo a Rómulo y Remo vacían las calles, aportan 90 minutos de silencio a una ciudad que vive, respira y transpira caos y desorden.

En 1927, Benito Mussolini se propuso crear a un equipo unificado en Roma para desafiar y enfrentar a los grandes equipos del norte de Italia, tales como el AC Milan, Inter y Juventus. Así, nació la Associazione Sportiva Roma, formada por varios clubes de la ciudad. 

Tras el anuncio y la invitación a los mejores equipos y jugadores de Roma, hubo una institución que no quiso aliarse, que decidió jugar por su cuenta, la Lazio y todo fue gracias a la influencia del general fascista Giorgio Vaccaro.

Desde aquel momento, Roma se dividió en dos. Los duelos, actualmente, representan un enfrentamiento político. Los giallorossi, es decir, la afición de la Roma, se identifica con la clase trabajadora, mientras que la Lazio, que juegan de celeste y portan en su escudo un águila, van ligados a la clase alta, a la burguesía italiana.

Los ultras de la Lazio, además, se han caracterizado por hacer, desde la tribuna, demostraciones de ultraderecha y neo fascistas. Actualmente, en sus divisiones inferiores, juega el bisnieto de Benito Mussolini, Romano Benito Floriani Mussolini.

Así, en algunas latitudes, el futbol no es solo un juego en el que se enfrentan 11 contra 11 para meter un balón a una portería. A veces, el ganar o perder le da valor a una ideología, a una creencia religiosa y a una eterna batalla de clases que hasta la fecha se representa, de una y mil maneras, en las gradas de cualquier estadio del mundo.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

red es poderescaparate

Somos parte de una comunidad de medios laguneros