En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Cinco cosas que no deben faltar en un altar de muertos

altar de muertos

El Día de Muertos que se celebra en México cada 2 de noviembre trae consigo la tradición de colocar un altar de muertos dedicado a familiares o amigos que se nos adelantaron en el camino. No se trata sólo de una ofrenda, también es un momento para honrar la vida de los difuntos que se piensa nos visitan cada año en esta fecha.

Origen del altar de muertos

Para comprender el origen del altar de muertos en México, es esencial explorar su evolución a lo largo del tiempo. Antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI, las civilizaciones mesoamericanas, como los aztecas y los mayas, ya tenían prácticas de veneración a los muertos arraigados en sus culturas. Estas civilizaciones creían en la continuidad de la vida después de la muerte y dedicaban altares y ceremonias especiales para honrar a sus seres queridos fallecidos.

Una de las festividades más destacadas en la tradición indígena era el Día de los Muertos, que solía coincidir con la recolección de la cosecha, a menudo en agosto o septiembre. Los rituales involucraban la creación de altares con ofrendas de alimentos, bebidas y objetos personales para los difuntos. El papel picado y las flores, especialmente las flores de cempasúchil, tenían un papel importante en estos altares, al igual que las calaveras de arcilla, representando tanto la muerte como la vida.

Con la llegada de los españoles y la posterior cristianización de México, la festividad se adaptó para encajar con el calendario litúrgico católico. El Día de los Muertos se trasladó al 2 de noviembre, coincidiendo con la festividad católica del Día de Todos los Santos y el Día de los Fieles Difuntos. Esta adaptación no eliminó las tradiciones autóctonas, sino que las fusionó con la cosmovisión cristiana.

La evolución del altar de muertos

En el altar de muertos moderno, podemos apreciar esta mezcla de elementos indígenas y católicos. Se incorporan imágenes religiosas, como la Virgen de Guadalupe y crucifijos, junto con objetos personales y fotografías de los difuntos. La comida y las bebidas que se ofrecen en el altar son un recordatorio de la importancia de compartir y disfrutar de la vida, incluso en la muerte.

A lo largo de los siglos, esta tradición ha evolucionado, adaptándose a las influencias culturales y religiosas, pero nunca perdiendo su esencia de celebración y conmemoración de la vida de los seres queridos que han fallecido. El altar de muertos es un testimonio de la capacidad de México para preservar y enriquecer sus tradiciones culturales a lo largo del tiempo, convirtiéndose en un tributo único y conmovedor a la memoria de aquellos que ya no están entre nosotros.

Cinco cosas que no deben faltar en un altar de muertos

Aunque los elementos específicos pueden variar según la región y las preferencias personales, aquí mencionamos cinco elementos tradicionales que generalmente no deben faltar en un altar de muertos:

  • Ofrendas de comida: El altar suele incluir la comida y las bebidas favoritas del difunto, como tamales, mole, pan de muerto, frutas, dulces y el tradicional papel picado con forma de calaveras. El objetivo es alimentar el espíritu del difunto durante su visita.
  • Fotografías del difunto: Colocar fotografías de los seres queridos que se están honrando es esencial. Esto ayuda a que los visitantes recuerden y reconozcan a las personas a las que se dedica el altar.
  • Velas y veladoras: Las velas y las veladoras se encienden para guiar a las almas de los difuntos en su camino de regreso a la tierra y para iluminar su camino. También simbolizan la esperanza y la fe.
  • Flores de cempasúchil: Las flores de cempasúchil, de color naranja brillante, son comunes en los altares de muertos. Se cree que su aroma y color atraen a los espíritus de los difuntos hacia el altar.
  • Calaveras de azúcar y objetos personales: Las calaveras de azúcar, así como objetos personales del difunto, como su ropa, instrumentos musicales o libros, pueden ser colocados en el altar para representar la vida y las pasiones de la persona fallecida.

Más de Editorial Soliradio

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros