En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

¿Cómo inició la Feria de Torreón?

feria de torreón

La Feria del Algodón vs. La Feria de Torreón: a casi 100 años de su fundación.

El actual festejo con atracciones y propuestas de consumo no siempre tuvo como objetivo la satisfacción por la diversión y el entretenimiento. A mediados de los años veinte, la Feria de Torreón solía ser un festejo lleno de identidad y representación, con miras al crecimiento local, nacional e internacional.

En estos días de finales del verano es muy común escuchar frases como: ¡Llegó la feria!, ¡Vamos a la feria! y ¿Cuándo pa’ la feria? 

La tan esperada fiesta anual de la Feria de Torreón, a cargo del Club Rotario de la localidad, es una de las celebraciones más esperadas por torreonenses y laguneros, pero en su actual propuesta. ¿Siempre fue así?: llena de marcas, restaurantes, artesanos invitados y juegos mecánicos. Revisemos su historia.

Fue en la época de los años veintes cuando la Casa Figueroa y de la Mora tenía la tradición de otorgar un premio al agricultor que presentara la primera paca de algodón de la cosecha del año. Entonces, el secretario de Comercio, Eduardo Guerra, atraído por la dinámica del premio y evaluando el contexto de la actividad algodonera e industrial, tiene la idea de establecer una fiesta en honor al algodón, el oro blanco.

¿Sabías que Eduardo Guerra no era lagunero? Había llegado de Tamaulipas y se dice que se enamoró tanto de la Comarca Lagunera que es uno de los llamados “laguneros por adopción” que dejó huella en la historia regional.

Su motivación lo lleva, durante la administración municipal de Ángel Gutiérrez, a establecer una pequeña kermés en honor al material lagunero, llamándose Feria del Algodón, y estableciéndose un Comité Organizador de la primera Gran Feria del Algodón. 

¿CÓMO FUE LA PRIMERA FERIA DEL ALGODÓN?

La línea a seguir para potencializar la Feria del Algodón, así como la región misma, no fue solo invertir en un atractivo visual para los locatarios, sino también planear -lo que yo llamaría- un turismo con enfoques de venta para futuras negociaciones. La feria era el festejo local, con otros objetivos de ventas internas y externas, para seguir promoviendo la actividad regional y atracción de inversionistas. Me explico.

Durante las sesiones del Comité, según el mismo Eduardo Guerra en su libro Historia de Torreón, lo importante era una “Exposición Regional de Industria, Comercio y Ganadería y para el efecto se tomó en arrendamiento la histórica Casa del Torreón [Casa grande de la Hacienda del Torreón] que diera nombre a esta Ciudad, y donde a la fecha está el Hospital Militar”. Ahí fue la primera Gran Feria del Algodón.

Con esto, se incluiría la presencia de las empresas locales con un bello desfile de carros alegóricos y puestos para invitar a los asistentes a conocer su propuesta. Además, se contó con la presencia de viajeros provenientes de Estados Unidos por la propaganda realizada allá, porque (qué curioso es) también hubo un acuerdo con la Dirección de los Ferrocarriles Nacionales para expedir boletos rebajados durante la temporada de la feria.

La fiesta como tal fue la carnada, pero bien justificada para festejar el aniversario de la ciudad: las fiestas de Covadonga y las fiestas patrias. Y debajo de todo eso, la excusa perfecta para invitar empresarios externos, visualizando inversiones en la región sin la presión de las formalidades; pura fiesta y vino. 

Y para coronar y preparar aún más la ciudad con tremenda fiesta de mercadotecnia y alcohol, se realizaron mejoras urbanas en Torreón y se convocó al concurso de belleza para buscar a la Reina del Algodón y sus princesas. Todo tenía que lucir muy pípirisnais para los invitados. 

Se pavimentó el bulevar Morelos (hoy paseo Morelos), inaugurando su alumbrado y plantación de palmas, así como decorado con sus esculturas, jarrones y fuentes. Se invirtió en publicidad para los “stands” de las empresas: presencia en medios locales, anuncios externos (la propaganda del ferrocarril), la decoración de un majestuoso salón para la ceremonia de coronación de la Reina del Algodón y sus princesas, así como la construcción de un enorme y artístico pórtico o fachada (cual templo griego) iluminado por mil trescientos focos, y en el tímpano de la estructura el año 1925. Fue el inicio de la Feria del Algodón, esos doce días del 5 al 16 de septiembre.

Evidentemente se tiró la casa por la ventana, pero ¿es igual o similar esa vieja feria del algodón a la actual? No, el giro y objetivos cambiaron, aunque -en mi opinión- no descarto la posibilidad de que aún sea una oportunidad para atraer clientes a la Comarca Lagunera. Sí cambió la feria, pero también cambiamos como población y como región.

Hoy en día, la ahora llamada Feria de Torreón, bajo la organización del Club Rotario de Torreón, es una fiesta con enfoques turísticos y de entretenimiento (aún se realiza en verano), con empresas locales e invitadas para ubicarse en la zona comercial del Expo Center Laguna. Sabemos que ciertas ganancias van enfocadas a la recaudación de fondos de las actividades altruistas del Club Rotario. 

Por lo tanto, querido lector, en mi opinión la Feria de Torreón es una celebración que, si no se descuida, llegó para quedarse. Con áreas de oportunidad para seguir impulsando la Comarca Lagunera y revisar la historia que nos cuenta los orígenes de la región en su desarrollo social, económico e industrial, hasta nuestros días. Disfrútala como una fiesta, pero también como un formato más que te cuenta el contexto actual de la región y la ciudad. 

Obsérvala bien. Si antes la Feria del Algodón tenía mucho por demostrar de forma local y nacional, hasta en su sistema de valores, ¿qué piensas de lo que muestra hoy la Feria de Torreón? ¿Y qué me dices de su gente? 

Ya lo decía Heráclito: "Todo fluye, somos y no somos”.

Más de Tania Cobos

1 2 3 5

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros