En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

¿La identidad lagunera rechaza las raíces extranjeras?

identidad lagunera

La Comarca Lagunera, en su historia y desarrollo, se caracteriza por la presencia de distintas etnias y culturas. Aquí existen muchísimas historias de migrantes; todas ellas responsables de la variedad de apellidos y gastronomía y del orgullo intrínseco de pertenencia con la región. Sin embargo, esto no es igual en otras partes de México.

Es bien sabido que el orgullo lagunero brota cuando el momento de defender la tierra lo amerita. Ya sea por la carnita asada, el equipo de futbol o argumentar que zona es mejor, el lagunero siempre saca a relucir su orgullo local ante las demás ciudades y regiones cuando tiene la oportunidad. Esta actitud tan propia de La Laguna, ¿podría resultar contraproducente hoy en día?

Actualmente vivimos en una época en la que defender nuestros orígenes nativos es digno de aplauso, pero reconocer y defender los orígenes europeos es traición a la patria. A ver. ¿De qué patria estamos hablando?, ¿de la que nació con el mestizaje? 

Considero que este mestizaje se debería llevar con orgullo, ya que en él se encuentra la grandeza y diversidad mexicana. O será que estoy más acostumbrada a esa idea porque la gente de mi región, mi hogar, se ha dedicado a motivar esa diversidad cultural por mucho tiempo.

La Laguna es una tierra de inmigrantes, extranjeros y pueblos originarios, estos últimos siendo ancestralmente nómadas descendientes de quienes cruzaron el estrecho de Bering (según la teoría y el mismo Museo Regional de la Laguna), que incluso llamaríamos popularmente nómadas laguneros. 

A finales del 1800, Torreón y la región lagunera crecieron por esa diversidad, derivada de inversiones extranjeras y cofradías religiosas; claro, con un pasado oscuro que después abordaremos, pero no hay que dejar pasar que, gracias a esos elementos y factores en la historia, Torreón y la Comarca Lagunera llegaron a ser claves para el desarrollo moderno de México. 

¿Por qué debo negar la historia que se me ha heredado sólo por un extraño seguimiento (y hasta diría romantización) del arquetipo mexicano? ¿Qué acaso mi origen dicta ser “no muy mexicano” o extraño para mis hermanos del centro? 

Tuve esta experiencia cuando comencé a vivir y estudiar en Toluca, Estado de México, en dónde las mayores incógnitas sobre mi procedencia eran por qué mis apellidos son como son; por qué, si vivo en el desierto, no estoy “tatemada”, y qué tipo de pirámides hay en La Laguna. Todo esto aunado al spam de información que pude conocer sobre el resentimiento hacia los orígenes extranjeros. 

Tal vez fueron el día, el momento y el lugar durante mi estancia en Toluca, pero pude vivir mi propia censura y, por ciertos casos de esta índole, no pude sentirme con la libertad de expresar ese orgullo que me heredaron mis antepasados laguneros. Un profesor, curioso de mi persona y con quien después compartiría esta situación, me dijo: “Es que, aquí, somos más salvajes y eso tiene mucho que ver con los orígenes del centro de México. Tú, que eres nueva y nos ves con grandes ojos, te percatas más de esto que, para nosotros, ya es muy normal y no vemos el daño”.

Es muy curioso cómo podemos conocer la historia y abrazarla de cierta forma en el presente; así fue para mí el compartir mis orígenes laguneros con gente de otras regiones y defender que eso no me hace menos mexicana. 

Siempre me enseñaron a estar orgullosa de mis raíces y con ellas acercarme a mis antepasados, estos me conectan con muchas otras partes del mundo, me hacen quien soy, me invitan a asomarme a su realidad y a mi propia persona. Hoy, declaro, no estoy de acuerdo en ocultar o sentirme desdichada por mis orígenes extranjeros sólo porque es una verdad que afecta a otros. Dejemos de inventarnos una guerra que no existe. Integración, no segregación.

Te invito, a ti que me lees, a no olvidar esas etnias que crecieron con la Laguna y nos permiten asomarnos a nosotros mismos. Española, inglesa, indígena, italiana, francesa, libanesa, china, turca, etc. 

No caigamos en la desinformación y caminemos con la voz de la conciencia y la razón, la voz de la sociedad es otra cosa, a veces muy ruidosa y confusa. Ya lo decía Sócrates, “quien sepa lo que es bueno, también hará el bien”.

Más de Tania Cobos

1 2 3 5

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros