En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

La leyenda de La Cubana. Segunda mitad: la mujer que pide taxis al panteón

leyenda de la cubana

Aunque es parte de nuestro acervo de historias laguneras, la leyenda de La Cubana podría inspirarse de una historia real, sobre un homicidio que quedó impune durante una época de grandes cambios sociales, enfermedades y progreso en Torreón.

En mi opinión, los elementos históricos de la leyenda de La Cubana son tan fundamentales sobre el último año de la Villa de Torreón, que podríamos no equivocarnos al creer que realmente sucedió. Ya en la primera parte de esta entrega damos contexto sobre cómo el Hospital Civil y el Sanatorio Español se inauguran muy poco tiempo después del deceso de la posible Cubana histórica, que murió en el marco de una epidemia nacional de viruela negra y en una región que sólo contaba con 8 doctores para toda la población. 

Sólo queda, querido lector, presentarte la conclusión de esta leyenda con el contexto de aquel año de 1906 en Torreón, que le da posibilidades de sí provenir de un hecho real. Ya será tu decisión lo que suceda después o lo que quieras creer. 

¿Sabías que el último registro en México de viruela negra fue hasta el año de 1952? Fue este año en el que se declaró erradicada, considerada una enfermedad endémica-epidémica que atormentó al país desde su llegada durante la conquista.

Contagiada de viruela negra y traicionada por la propia dueña del burdel en que trabajaba, la cubana fue secuestrada por dos hombres. ¿Qué hicieron con ella y cómo es que se convirtió en leyenda? 

Tras su secuestro, enferma y débil, se dice que la cubana fue encerrada viva en un ataúd de madera y enterrada. Pronto se divulgaría su desaparición y con el tiempo quedaría en el olvido por sus clientes. O eso se creía…

Su muerte fue noticia en la villa del Torreón, pero no se compara con el impacto popular que causó el rumor de su fantasma. Y así trasciende la leyenda. 

Entre lo que la gente cuenta y la relatoría de hechos, hoy viven dos versiones sobre el final de la cubana. En la primera, la sepultaron viva en el primer panteón municipal. En la segunda, los hombres de la madrota la arrojaron a un canal cerca del burdel.

Pero, una noche, cerca del mercado Alianza en las afueras de una cantina llamada La Feria, las calandrias aguardaban para ofrecer el servicio de viaje. Una mujer, con vestido y velo negros, le pidió a uno de los cocheros llevarla al panteón municipal.

Al llegar, el cochero ofreció esperarla hasta que terminará su visita, pero la mujer lo detuvo. No me espere, dijo ella, aquí vivo; ¿no me reconoce? La mujer mostró su rostro y, al verla, el cochero perdió el conocimiento. El panteonero lo asistió al encontrarlo inconsciente sobre la calandria y por el testimonio el rumor del avistamiento de la cubana comenzó a correr.

Ya recuperado del susto, aquel primer cochero que llevó al fantasma de la Cubana al panteón llegó a la presidencia mostrando el billete con el que la mujer le había pagado. Entonces, el trozo de papel se expuso para que el pueblo pudiera verlo.

Por su fama, el caso de la cubana fue un tema recurrente hasta convertirse en una leyenda heredada por el tiempo y las generaciones. Lo que hoy se cuenta es que algún taxista recoge en el centro a una mujer misteriosa que le pide llevarla al panteón y, al llegar, ésta le muestra su identidad con el rostro marcado por la viruela.

Desde mi opinión e investigación, me quedo aún con varias dudas fundamentales sobre esta historia. ¿Podremos algún día saber quién fue en verdad la Cubana? ¿Desde qué perspectiva deberíamos investigas y estudiar a profundidad este posible hecho histórico que cobró relevancia en el terreno de lo fantástico? Hablamos de una villa grande que se había convertido en una importante estación ferroviaria para el comercio y turismo entre el norte y sur del país, y un punto primordial para la conexión con Estados Unidos. Pero donde también, por ser para tanta gente una población de paso o de breve estadía, la trata de blancas y la prostitución habían encontrado una clientela tan amplia que la región era famosa por su zona de burdeles y prostíbulos, tal vez la más socorrida del norte de México. Y por las usanzas de la época, de haber existido la Cubana, ¿era una adulta joven?, ¿podría haber sido una niña o adolescente que incluso nació o creció en el burdel? ¿Cuántas historias como la de ella hubo en ese contexto de trata, baja salubridad y casi nulo acceso popular a la atención médica profesional?, ¿cuántas Cubanas hubo y sigue habiendo en la historia oculta de Torreón? 

Un homicidio sin resolver, con un trasfondo lamentable, que alcanzó a convertirse en leyenda tras su salto a lo paranormal; una historia que sigue habitando en el alma y las calles del centro de Torreón, y de la que tanto nos falta conocer.

Más de Tania Cobos

1 2 3 5

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros