En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Las brujas de Monclova. Segunda parte: la acusación a María Hinojosa y la negligencia de las autoridades inquisidoras

Las brujas de Monclova

Cuando la inquisición llegó al norte de México comenzó el verdadero reto. El caso de las “brujas” en Monclova se mezcla con historias de pueblos tlaxcaltecas y el mestizaje, todo en manos de autoridades totalmente negligentes.

El artículo sobre "La caza de brujas en la Nueva España: Monclova, Coahuila, 1748-1753", escrito por Cecilia López Ridaura, menciona el caso de las brujas de Monclova, Coahuila, y devela las deficiencias en los procesos para sentenciar este delito en una comunidad tan diversa y, hasta cierto punto, problemática.

Cuando la inquisición llega a la Villa de Monclova, el contexto social es muy diferente al del centro del país. Una provincia pequeña que colinda con Texas, con la presencia de una multietnicidad entre local y foránea (ya que existen registros de nativos americanos en la zona). Las autoridades persiguen casos lo más parecidos a los descritos en sus manuales, a tal grado, que manipulaban a conveniencia las pautas para poder procesarlos; pero esto último resultó ser un “autogol” para las autoridades del Santo Oficio.

El caso de María Hinojosa, comienza con todo lo que la Santa Inquisición necesita para dictar sentencia y termina con la desidia de las autoridades en Monclova. Todo el pueblo terminó involucrado en un caso que duraría cinco años, con más de 20 mujeres sospechosas, bajo la responsabilidad de dos autoridades inquisidoras: el bachiller Joseph Flores y el notario Juan Ignacio de Castilla y Rioja.

LA CACERÍA DE BRUJAS EN MONCLOVA

María Hinojosa es una mujer de 30 años que fue acusada de brujería por habérsele encontrado una bolsa con aparentes instrumentos de hechicería. La acusación provino de un vecino que encontró el objeto al cruzar la calle con ella un 15 de septiembre de 1748.

María Hinojosa es el arquetipo de mujer que la inquisición cataloga como vulnerable ante las tentaciones del demonio. Una mujer casada con un marido ausente (pues este era un soldado) con hijos, cicatrices en el rostro por viruela y una nube en el ojo (posiblemente una catarata). Ella termina involucrando a Josefa de Yruegas como otra propietaria del contenido de la bolsa, una mujer viuda con casi las mismas características físicas que Hinojosa e hija ilegítima del teniente de la Villa de Monclova (todo un drama en el pueblo).

Ante este panorama y la denuncia de su vecino, María y Josefa tienen las características impuestas por una sociedad religiosa y paternalista. La visión sobre las mujeres durante ese tiempo, según la misma  Alfa Viridiana Lizcano -doctora en historia de la UNAM-, era que debían ser protegidas y su alma purificada del demonio. Durante su interrogatorio, María conduciría a las autoridades inquisidoras hasta María Frigenia, que se hacía llamar “la maestra de la hechicería”.

Alfa Viridiana comenta en una entrevista que la tortura de los procesos de la inquisición está en el encierro. Las condiciones y los tratos son pésimos, y esto no mejoraba si los casos duraban años. Por lo tanto, es mejor darle a los inquisidores lo que quieren, recibir el castigo (que no involucra la muerte) y tratar de sobrevivir.

Parecía que María Frigenia (también llamada India Frigenia, por su ascendencia) conocía de estos protocolos, pero sus acciones llevarían a todas las involucradas no sólo a una condena sino a destapar la inexperiencia de las autoridades en un caso con tal magnitud.

María Frigenia, termina involucrando a Manuela de los Santos, una india tlaxcalteca del pueblo de San Francisco, ambas confiesan ser brujas y tener un pacto con el demonio. La primera con el demonio Herodes, y la segunda con Lucifer.

¿Sabías que los nombres de Herodes y Lucifer son bíblicos? En este caso las mujeres no hacen más que mencionar personajes de la Biblia, más allá de verdaderos nombres de demonios. El primero hace referencia a Herodes I El Grande, responsable de la matanza de los Santos Inocentes; y el segundo sobre el rey de los demonios, antes ángel favorito de Dios.

Al final, terminan como principales sospechosas María Hinojosa, Josefa de Yruegas, Manuela de los Santos, Juana María (una mulata esclava) y Rosa Flores, una mujer denunciada por María Frigenia como bruja y que dice ser parte de su conspiración contra el pueblo de Monclova para que el mismo Diablo destruya la villa y a su gobernante.

Tras todo lo recabado, las autoridades inquisidoras en Monclova no saben qué hacer; prefieren soltar a todas las denunciadas y escribir al Santo Oficio en México para recibir indicaciones sobre cómo proceder. El Santo Oficio responde reprendiendo la falta de atención a todos los protocolos de encierro y la nula recopilación de evidencia. Las autoridades monclovenses fallaron en no esperar la orden de México para ejecutar el encierro y en no comprobar la evidencia del pacto con el demonio: principalmente no se cercioraron de las supuestas muertes por hechicería ni recolectaron testimonios médicos de los supuestos enfermos por la misma causa. 

En el pueblo el ambiente estaba tenso. Los maridos de algunas sospechosas habían amenazado de muerte a las autoridades de Monclova si tocaban a sus mujeres. Habitantes del pueblo de San Francisco de la Nueva Tlaxcala señalaron a las autoridades como racistas o vendidas, ya que la mayoría de las mujeres tenían ascendencia indígena.

Ante esto, el Santo Oficio en México duda sobre los títulos y experiencia de las autoridades en Monclova (el bachiller Joseph Flores y el notario Juan Ignacio de Castilla y Rioja), por lo que en 1751 decide mandar al comisario fray Hermenegildo Vilaplana y al notario fray Esteban de Salazar para arreglar el caso de las brujas de Monclova. 

Hasta aquí dejaremos esta segunda parte. La historia de la sentencia de estas cuatro mujeres revela el trato y la ideología de aquella época y que detrás de toda institución religiosa hay más humanos con sus errores que dioses castigadores.

Lee la investigación completa de la Dra. Cecilia López Ridaura:

"La caza de brujas en la Nueva España: Monclova, Coahuila, 1748-1753"
https://shorturl.at/fAHMV

Más de Tania Cobos

1 2 3 5

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros