En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Empatía y honestidad en el acompañamiento terapéutico

acompañamiento terapéutico

Era verano en Santiago de Chile y, aunque no eran los 38 grados a los que estoy acostumbrada, sí sentía calorcito. Yo cursaba el primer módulo de una certificación en una metodología de neuro rehabilitación cuando pasó una de las experiencias que me han hecho dimensionar diferente, no sólo mi carrera, sino la vida. 

Los módulos se dividían en clases teórico-prácticas por las mañanas y por las tardes hacíamos evaluaciones y prácticas con pacientes, bajo la guía de la instructora del curso.

Esa tarde fue un día muy pesado para mí; se había evaluado el caso de una pequeña de cuatro años cuyo estado físico había comenzado a deteriorarse de manera significativa a la edad de dos. Era un caso que encontré muy interesante porque el abordaje terapéutico sería diferente: nos encontrábamos con una situación en donde el objetivo sería únicamente retardar el fatal desenlace lo más posible y de la mejor manera. 

La instructora estaba dando orientaciones a la madre y pautas de tratamiento a sus terapeutas y a quienes observábamos. Cuando le preguntó a la madre si había alguna duda más, cambió el curso de ese momento. “Sí”, contestó la madre, “¿mi hija se va a recuperar?, ¿volverá a caminar y a hablar? Si hacemos esto todos los días, si buscamos más opciones, ¿volverá?”. “No, la hija que disfrutaste hasta los dos años, nunca más va a volver”, respondió mi instructora con tono firme y fielmente convencida de lo que decía.

El silencio se hizo en la sala. El rostro de esa mujer con total tristeza y alivio al mismo tiempo mostró su necesidad de que le confirmaran algo que ella ya sabía con certeza.

En este camino me he encontrada con innumerables situaciones sin retorno y enfrentarlas directamente y sin escalas se vuelve el verdadero reto para poder avanzar.

Aquella tarde, ya afuera del salón, la instructora nos abrió el panorama luego de que terminó de hablar con la madre: “a veces nuestra única labor será acompañar a la familia en su proceso; no podremos cambiar nada, no podremos mejorar mucho, y cuando eso pase debemos ser honestos y solamente acompañar”. 

Como profesionales debemos tener todas las herramientas para saber cuál es el acompañamiento que podemos ofrecer con cada paciente y que empate con sus necesidades, así como la sugerencia de apoyo de otros profesionales que también acompañen su proceso. 

Esa tarde llegué con el corazón encogido al hostal donde me hospedaba. En la puerta fumándose un cigarro estaba Daniel, un chico de sonrisa cálida que trabajaba en el lugar. Tan atento conmigo como siempre, de inmediato notó mi cara y me preguntó qué pasaba.

Me senté con él, le conté la historia y me dio un abrazo que todavía me reconforta. A lo largo de mi vida siempre ha habido personas que me acompañan, unas itinerantes otras permanentes, pero siempre me siento acompañada como esa tarde.

Deseo que en el camino de tu vida siempre puedas tener buenas compañías, que también puedas serlo para otras personas.

Muchas gracias por leerme.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros