En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

El amor y la discapacidad 

amor y discapacidad

Cuando tienes un hijo con alguna discapacidad, lo último que te pasa por la mente es que algún día será adolescente y tendrá ganas de una vida romántica. Mucho se debe a que en los primeros años de vida los esfuerzos de la familia se vuelcan en encontrar soluciones para aumentarle la calidad de vida y mejorar su autonomía; se buscan escuelas, centros de terapias, incluso métodos alternativos que ayuden al objetivo planteado. En muchas ocasiones, la sensación de este tiempo es la de ir en una carrera para llegar a la meta en el menor tiempo posible, sin saber que es más bien una caminata en la que se vale sentarse a descansar y que las metas se encuentran a diferentes niveles.

En medio de esta búsqueda, incansable para algunos, tarde o temprano llega la adolescencia. En el caso de las niñas y niños con discapacidad, pasa igual que con los niños neurotípicos: de un momento a otro tu “bebé” tiene otros intereses, cambios en su cuerpo y necesidad de convivir de manera distinta con sus pares. Existen casos en los que por las condiciones propias del padecimiento no se llegan a desarrollar los órganos reproductores y las funciones hormonales son distintas, pero hoy no hablaremos de las excepciones. 

La mamá de una joven con una discapacidad intelectual secuela de un síndrome, veía cómo su hija se emocionaba cuando su amigo Marcos estaba cerca. Así que en una ocasión me preguntó un tanto alarmada sí a Natalia podía gustarle un niño. Mi respuesta fue sí, que seguramente a Natalia le gustaba Marcos. La madre ahora sí no tenía duda y también me expresó que ella creía que, por tener una discapacidad, su hija no desarrollaría atracción sexual, pero las sonrisas, la emoción e incluso el ponerse triste cuando Marcos se iba no podían significar otra cosa que enamoramiento adolescente.

La atracción hacia otras personas tiene que ver con cambios hormonales, que, unidos a la cultura y sociedad en que vivimos, pueden llegar a establecerse en una relación erótico-afectiva. Tener una discapacidad intelectual no necesariamente excluye a la persona de experimentar estos cambios, y si además la persona está en un medio social y su nivel de conciencia le permite poder establecer una relación de este tipo, la necesidad de establecerse e incluso reproducirse seguramente llegará. Pero, se vale preguntar, ¿la reproducción entre personas con discapacidad supone una reproducción también de la discapacidad? ¿Qué es lo que la ciencia nos dice de este tema?, te lo comparto en la siguiente entrega…

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros