En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

El cerebro: un órgano sorprendente (1ra mitad)

el cerebro

Un día por la mañana, Soledad, la esposa de don Emiliano, me preguntó si su marido iba a volver a ser como era antes. Le expliqué que el infarto había causado un daño irreversible en su cerebro, pero que desde la fisioterapia estábamos haciendo todo lo posible para que él pudiera hacer lo que hacía antes y de la forma más independiente. “Ahora necesitará ayuda” le dije, “pero puede lograr más cosas”. 

Con algo de nostalgia en sus ojos insistió: “Pero, ¿le va a regresar el mal genio?  ¡Ay, Cristy! A mí me gusta más ahora porque siempre está contento”.

Esta situación lejana me sigue resultando tan interesante que hoy la utilizo para hablar sobre el cerebro, esa masa en nuestro cráneo llena de surcos. Para mí es el órgano más sorprendente, esta máquina cuyo funcionamiento y anatomía aún nos mantiene con sumo interés por su estudio.

Hasta hoy, la teoría nos dice que toda lesión en el cerebro es irreversible y que una vez que se daña habrá una secuela en su funcionamiento, pero también sabemos que el cerebro aún cuenta con muchos recovecos sin explorar y que, al menos en mi experiencia, los pronósticos pueden ser inciertos.

Cada parte del cerebro tiene una función específica. En el caso de don Emiliano, por ejemplo, su lesión no solo fue en el área motora, sino que también se afectó su lenguaje. Este señor entendía lo que se le decía, pero, aunque emitía sonidos y palabras, no tenían el contexto adecuado y su comunicación verbal estaba muy comprometida. 

En estos casos, si bien no vamos a poder recuperar la función al cien por ciento, lo prudente es diseñar planes que ayuden al paciente en su independencia, a sabiendas de que estamos ante una secuela. 

¿Necesitamos pues del cerebro para poder funcionar?, por supuesto. Si tenemos una lesión en el cerebro, ¿hay esperanza de aprender?, sí, la hay.

Necesitamos de esa conexión entre el cerebro y el resto de nuestro cuerpo y, aunque se tenga una lesión importante, sabemos que mucho se puede hacer siempre desde la objetividad gracias a la plasticidad cerebral.

Te invito a que reflexionemos y lo hablemos la siguiente semana. ¿Qué tanto sabes sobre el cuidado de tu cerebro?

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros