En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

La columna, el centro de todo

La columna, el centro de todo

Su caminar era lento, torpe y claramente molesto. Con un brazo tomaba a su hija y con el otro se apoyaba del bordón. Encorvado pero con determinación, llegó hasta el lugar donde yo estaba; sus ojos ya con nubes y las manos marcadas por los años. Don Andrés, de 85 años, me sonrió  y con voz clara y firme me dijo: “Pues, bueno, señorita, aquí estoy. Usted me dice qué hacemos para mejorar; usted dice rana y yo brinco”.

Al preguntarle el motivo de su visita (el cual yo ya conocía) me refirió un dolor en su espalda baja que, a su parecer, le hacía perder fuerza en las piernas, haciendo responsable de todo al golpe que sufrió cuando se cayó de un caballo a los 12 años. Y así comenzó uno de esos encuentros que te dan más de lo que tú das.

La columna es el centro de nuestro universo corporal, en ella y desde ella se generan los cimientos que darán paso al movimiento; es la primera base sobre la que se soporta el cuerpo y si no se consolida, las formas subsecuentes de locomoción se verán afectadas o incluso impedidas.

Contrario a lo que se podría pensar, tiene mucha movilidad y flexibilidad, los músculos que la recubren en su primera capa (es decir, los que están muy pegados a las vértebras) la mantienen recta y fuerte. Un fallo en la formación de la columna cambiaría totalmente la posibilidad motriz de quien lo padezca y en muchas ocasiones estas alteraciones son irreversibles y su tratamiento se basa en mitigar las secuelas.

Las posibles alteraciones pueden ser de origen hereditario, por degenere propio de la edad, por actividades repetitivas o en pocas ocasiones por cuestiones asociadas a algún otro padecimiento. Existen también las alteraciones que son por causas externas, como las secuelas por accidentes, golpes o caídas que fueron tan fuertes que modificaron su composición.

En muchos de los casos, estas alteraciones no nos dan una referencia de dolor o dificultad, o, bien, quienes lo viven se acostumbran a las molestias puesto que a veces no les impide realizar actividades cotidianas y es hasta que llegamos a la edad adulta atendemos esta situación. Pero, la columna no debe doler ni en lo estático ni en el movimiento.

Existen programas de higiene de columna que nos ofrecen una forma más económica de realizar nuestras actividades (como cargar objetos pesados, empujar cosas o levantarnos de la cama) con el objetivo de evitar lesiones; los podríamos acompañar de ejercicios específicos que pueden corregir algún problema postural.

Considero de suma importancia que revisemos y escuchemos más lo que nuestro centro tiene que decirnos porque no es tan descabellado que si algo duele, tal vez la clave pueda estar en el centro de todo, en nuestra columna.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros