En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Mi coordinación

Julio intentaba seguir las órdenes de su maestro de educación física. El hombre le pedía que avanzara por una fila de aros dispuestos en el piso, pisando con un pie o dos según el número de aros. Esta instrucción se complicaba según el ritmo, y más cuando al llegar al final de la fila había que regresar de espaldas con la misma instrucción de alternar un pie o dos.

Entre los compañeros de Julio había quien lograba hacer la actividad sin mayor dificultad, pero otros tenían que hacer nuevamente el turno hasta mejorar su desempeño. Si pisaban el borde de algún aro, la sanción era hacer algunas lagartijas.

La coordinación de nuestros movimientos, aunque se pudiera ver o estudiar como algo aislado, es en realidad una unidad protagónica, resultado de una extensa conexión y organización de todo nuestro cuerpo. Necesitamos saber ubicar muy bien cada parte nuestra, así como diferenciar entre los planos (delante, detrás, izquierda, derecha, arriba o abajo) y dominar la ejecución en cada uno de ellos.

Suena complejo, pero la combinación entre ubicar y disponer de nuestros segmentos corporales y la posibilidad de determinar nuestra ubicación respecto de otros objetos o entornos son la base para poder fluir al saltar la cuerda, lanzar un balón en un juego de voleibol o bailar la macarena.

En ocasiones podemos ser “muy coordinados” para actividades de cierto tipo y eso puede deberse a nuestras afinidades, pero existe una media en la coordinación que si no está presente, nos arroja información valiosa de las áreas de oportunidad a desarrollar. 

Hacer actividades de coordinación durante las clases, aunque éstas no sean de educación física, ayudará en los procesos cognitivos de los alumnos, pues no debemos olvidar que el primer aprendizaje es a través de nuestro cuerpo. Brincar el avión (rayuela, bebeleche) o botar un balón en la pared y aplaudir cuando lo lanzas, antes de entrar al salón, por dar algunos ejemplos.

En niños y niñas estos ejercicios aumentarán la sinapsis entre los dos hemisferios cerebrales ampliando y mejorando su capacidad de respuesta motriz y cognitiva a los diversos desafíos. Buscar mejorar la coordinación en adultos otorga confianza en la ejecución de disciplinas que pueden mejorar nuestra autoimagen y agilidad para movernos cotidianamente.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros