En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

¿Ya pujas cuando te agachas?

te agachas

Con cada año de vida, la flexibilidad del cuerpo para realizar tareas cotidianas puede ir mermando.  A veces puede que en apariencia no representes la edad que tienes, pero el cuerpo lo sabe. 

La rigidez o la falta de habilidad para alcanzar objetos o levantarlos del suelo, para subir un escalón o levantarse rápidamente de una silla, es “normal” en personas de la tercera edad, y ocurre principalmente por un degenere natural, cuyo estrago se agudiza si a largo de la vida se tuvieron hábitos como el sedentarismo, la ingesta inadecuada o pobre de minerales y vitaminas, lesiones o constantes actividades con posiciones repetitivas.

Las bajas temperaturas invernales pueden condicionarnos a estar más tiempo con el cuerpo contraído y a disminuir nuestras actividades, que incluso pueden llegar a ser dolorosas para las personas de mediana edad. Si andas por tus treintas o cuarentas y puedes agacharte a levantar un objeto o abrocharte las cintas de los zapatos con la misma ligereza que tenías a los quince años, te felicito, pero si no, debes poner atención y crear hábitos que te hagan recuperar tu flexibilidad. 

Calma, no es nada que un buen ejercicio no pueda solucionar y, si lo haces una rutina, te garantizo que los beneficios serán notorios y permanentes. 

Aquí te dejo tres sencillas recomendaciones para fomentar tu flexibilidad en esta época de invierno:

  • Toma agua. Sé que en esta época la consumimos menos, pero no olvides que es esencial para que la elasticidad de tus músculos funcione mejor. 
  • Estírate al levantarte. Salir de las cobijas es difícil, pero de esta manera entras en calor más rápido. Estira tus brazos y piernas, mueve tus muñecas y tus pies, extiende poco a poco todo tu cuerpo.
  • Usa una pared para crecer. No importa tu estatura, pégate a la pared y extiende los brazos como si quisieras alcanzar el techo, luego extiéndelos como una cruz y después crúzalos; repite la acción dos o tres veces, respirando conscientemente entre cada repetición. Si esto te es complicado, puedes acercar una silla en la pared e intentar hacerlo primero sentándote, sólo asegúrate que tus pies y tus rodillas estén en un ángulo de 90°.

Poder movernos con libertad debe ser un proyecto de vida a largo plazo y para poder lograrlo debemos tomar acciones todos los días. Si tú realizas alguna otra práctica, me gustaría que la compartieras con nosotros.  

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros