En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.

Buscar

one gasolinera
one gasolinera

Detente, tiempo

enero 16, 2024

Sin preguntármelo y faltando a las promesas que se le atribuyen cada 31 de diciembre, el tobogán del tiempo me ubica en el 2024 con las mismas deudas y culpas que tenía en el 2023. Reconozco, sin embargo, que, al deslizar mi cuerpo en la cuesta de los años, con él se deslizan también mis pensamientos, transformándose juntos.

Recuerdo que siendo adolescente trabé amistad en mi ciudad natal con estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, quienes con su mucha mayor edad y visión del arte, filosofía y goce de la vida contribuyeron a que entendiera al mundo como un todo en movimiento que constantemente demandaba plantear preguntas nuevas. 

Al convertir burlas en refuerzos positivos para ser diferente, en la adolescencia me enseñaron, sin proponérselo, lo mismo a confrontar las visiones de los opresores y oprimidos, que a salir avante de épicas francachelas. Sus pullas expresadas en reuniones en las que me preguntaban “¿quiere el niño que le sirvamos mejor su chocolatito?”, me ayudaron a mantenerme alejado del alcohol (por supuesto no de otras tentaciones).

Apenas unos cuantos años antes de mi temprana convivencia con universitarios, esperaba con fe la llegada de los Reyes Magos. Juro que no mentí cuando dije a mis padres que el mediodía de un 6 de enero apareció entre brillos, detrás de un sillón, el balón de futbol americano que había pedido y estaba fuera del hallazgo matutino de mis juguetes al lado del árbol navideño.

Pero bastaron unas cuantas navidades más para que cuestionara el sentido de la justicia de esos benefactores sobrenaturales que, mientras anualmente me dejaban recados exhortándome a portarme bien y estudiar, seguían complaciendo mis peticiones epistolares, lo que no hacían con muchos niños de mejor comportamiento y desempeño escolar viviendo en colonias marginadas.

El tiempo continuó haciendo de las suyas cuando arribé a la tercera edad y vi desaparecer mis recurrentes ilusiones sexenales acerca del arribo de la justicia social sin maquillaje, que, aunque mil veces repetidas, hasta hoy siguen sin mejorar la distribución de la riqueza, curar la enfermedad y erradicar la miseria y los abusos de los poderosos.

Esta evocación del poder del tiempo para transformar percepciones podría concluirla atisbando en mis adentros para recordar que cuando fui joven leí a Marx y soñé con un mundo libre de explotadores, pero que en mi decrepitud, debo admitir sin excusas, disfruto de cada una de las repeticiones de la Familia P. Luche.

Si el tiempo es capaz hasta de transformar la soberbia en humildad, ¿qué no hará con los pensamientos?

riverayasociados@hotmail.com

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

red es poderescaparate

Somos parte de una comunidad de medios laguneros