En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

La persona se enoja. El Estado, no

La persona se enoja

Echo un vistazo al México de hoy y me viene de nuevo el recuerdo de aquella vez en la que el jefe del Ejecutivo de Zacatecas pidió al coordinador de Comunicación Social y yo que ingresáramos a la sala de juntas de la Casa de Gobierno, para ser informados sobre una decisión tomada por nuestra antítesis: la dupla formada por el jefe de la Oficina de la Gubernatura y el Coordinador de Estrategia, quienes conocían bien cómo evitar cualquier polémica con el mandatario, puesto que no tenían problema alguno para asentir que era negra la pared blanca, si así lo decía el jefe.

“A ver, platíquenles lo que decidimos para mañana…”, pidió el mandatario a los dos funcionarios que gustaban nadar a favor de la corriente.

Sin esperar una segunda indicación, informaron a quienes acabábamos de llegar que el gobernador no asistiría a las honras fúnebres de quien dirigía uno de los periódicos de mayor credibilidad y circulación estatal, periodista que en sus columnas cuestionaba un día y otro también al jefe del Ejecutivo.

La decisión que habían tomado no era sorpresiva. Meses antes, en plena campaña, un grupo de colaboradores debimos trasladarnos urgentemente al sitio del primer evento de la agenda para hablar con quien en ese momento era candidato, pues nos habíamos enterado de su intención para encarar al periodista, que ese día publicaba severas críticas contra una de sus hermanas. En esa ocasión el asunto se resolvió pronto cuando hicimos ver al aspirante a la gubernatura que su molestia estaba justificada, pero que debía decidir si desahogaba su enojo o quería ganar las elecciones.

Sin embargo, en este nuevo caso no sería tan fácil convencerlo, máxime siendo ya jefe del Ejecutivo.

Cuando a los recién llegados nos preguntaron qué opinábamos sobre la inasistencia del gobernante a las exequias, coincidimos en la respuesta: sí debía ir al servicio funerario del destacado periodista y acre crítico, acontecimiento significativo en un gremio generador de opinión y buena oportunidad para mostrar congruencia con los valores de libertad y democracia predicados por la autoridad.

“¡Cómo voy a ir si ese tipo no hacía otra cosa más que criticarme a mí y mi familia!”, reaccionó casi instantáneamente el gobernador.

La réplica fue igualmente rápida:

El hombre se enoja; el Estado, no. La naturaleza del humano lo hace susceptible a las emociones y al impulso de desahogarlas; la del segundo es la propia de un ente inmaterial que da estructura a la vida colectiva, regida por normas, no por sentires. El ser humano puede experimentar y expresar coraje, pero el Estado es incapaz de hacerlo… “¡y tú representas a este último!”, señalé.

El ser humano conoce e interpreta el mundo por variables como su genética, sentidos, ambiente y experiencias, siendo natural que reaccione emocionalmente a los estímulos que recibe, tanto que la templanza para evitar ser juego de sus emociones es una virtud indispensable para que viva con armonía.

En cambio, abundamos, el Estado representado por una persona refiere al conjunto de instituciones y relaciones sujetas a cánones, que aun sin estar exentos plenamente de interpretación, son de aplicación general.

Tal vez para evitar que se prolongara una lección no pedida o simplemente porque tenía otra cosa que hacer, el mandatario autorizó que fuera modificada su agenda del día siguiente, ya que siempre sí asistiría al funeral del periodista.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros