En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Cuando morir duele menos que vivir

Esa madrugada de hace 40 años, cuando buscaba dejar de existir rehuyendo el costo de ese acto final de magia, la existencia me sorprendió.

Había ingresado como bombero voluntario con la inconfesable intención de terminar pronto con mi vida olvidable; sin embargo, las tinieblas de ese día ocultaban el hecho que confirmaría mi deseo de estar eternamente vivo al lado del fuego.

Era parte del equipo que respondía al reporte del incendio de una casa, cuando pasé desbocado bajo la ventana del cuarto en el que ella dormía. Recibí en ese momento una bofetada tan fuerte de realidad, que removió mis ideas y me hizo comprender por qué respiraba.

Bastó ese instante para entender que quería regresar entero a verla y abrazarla fuerte. La venda que tapaba los ojos de mi razón fue arrebatada por el viento que me golpeaba viajando en el estribo trasero de la máquina de bomberos.

Así mi primera hija, desde el comienzo de su existencia, me enseñó a entrar a la cueva del Maligno por gusto de vida, no por búsqueda de muerte.

Hoy imagino ver el cielo sin estrellas, pensar que el sol nunca más alumbrará, mirar vacío el sitio que ocupa el mar, admitir que no habrá río capaz de saciar la sed del alma o sentir cómo me sepulta una avalancha de preguntas. Asumo que quizá de esta manera me acercaré un poco, sólo un poco, a la experiencia de quien vive el duelo por suicidio y del dolor de quien prefirió morir antes de continuar viviendo en la desesperanza.

Durante casi toda mi vida sostuve que el suicidio era expresión superior de la libertad del ser humano y símbolo de su victoria final sobre el destino que actúa sin su autorización.

Tras empaparme con ideas distintas que me llevaron a reconocer en el potencial suicida a un semejante deseoso de abandonar el dolor, no la vida, cambié mi posición sobre la auto aniquilación, cuestionándome si puede ser libre la persona que sólo tiene la alternativa de terminar con su existencia o seguir sufriendo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada 40 segundos una persona se quita la vida. La tendencia general de este evidente problema de salud pública, con profundas raíces éticas y morales, es ascendente. Datos citados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía indican que en México están aumentado los fallecimientos por esta causa.

Mientras que en el año 2017 en el país la tasa de suicidio fue de 5.3 por cada 100 mil habitantes, equivalente a 6 mil 494 casos, este indicador creció en 2022 a 6.3, sumando 8 mil 123 decesos, es decir, mil 629 más con relación a los ocurridos cinco años antes.

Si bien esas cifras contribuyen a dimensionar el problema, presentan una limitación crucial: son incapaces de reflejar la carga de desesperanza percibida por cientos de miles de personas, tan pesada que optan por causarse la muerte antes de seguir soportando un peso tan grande que es capaz de desgarrar el alma.

Si el dolor es común a todos los seres humanos, ¿por qué no es también común la solidaridad con quienes lo sufren?

Antes de tomar una decisión definitiva para un problema pasajero, tienes opciones. Por favor contacta a:

www.sakfundacion.org

81 2353 1010

info@sakfundacion.org

www.humind.care

8119335555

info@humind.care

riverayasociados@hotmail.com

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros