En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Un desfile para el nuevo gobernador

para el nuevo gobernador

Los “flashazos” de la prensa ávida de recibir un nuevo cliente representaban para el nuevo gobernador el halo divino que creía poseer, mientras que las muestras de convenenciera sumisión a su persona le parecían interminables, aunque satisfactorias, peticiones de milagros.

Su toma de posesión le daba, por fin, el sitio que quería y consideraba merecer.

Era ya el nuevo gobernador de ese estado, cada vez más parecido al resto de las entidades federativas debido a la problemática que compartía con ellas, tan conocida y aceptada por la mayoría de los ciudadanos, como paradójicamente alentadora de la sexenal y, en ocasiones, inconfesable esperanza de cambio.

Este personaje de no más de 45 años y representación por excelencia del ser metrosexual —característica esta que superó la aportación al voto hecha por el discurso—, se veía desde estos primeros momentos a bordo de un vehículo con el lujo que ameritaba su posición, desde el cual repartía abrazos virtuales, pagaba favores, prometía prodigios y recibía muestras de adoración a su figura de semidiós.

Su más antiguo anhelo era ahora su más embriagante realidad.

Sin embargo, en este escenario ideal olvidaba que hasta al más grande sueño le espera un despertar.

Apenas había ocupado un año el trono cuando ya despotricaba contra los periodistas que le exigían dejara de atribuir a sus antecesores la ausencia de resultados, lo que, por supuesto, consideraba injusto.

¿Cómo se les ocurría pedirle que brindara seguridad, garantizara el suministro de agua potable o realizara acciones ajenas al clientelismo para reducir la pobreza? ¿Se les hacía poco el alto número de eventos a los que asistía, las alegres declaraciones que prodigaba y los interminables saludos que enviaba a los ciudadanos?

No, lo anterior no es ficción, sino una de tantas experiencias vividas por el suscrito durante su carrera en pos de la despensa.

Hechos así dan pie a preguntar en qué momento un gobernante llega a asumir que su tarea es similar a la del “rey de la primavera”, para dedicarse a adornar desfiles, recibir pleitesía de su corte, saludar a diestra y siniestra y hasta promover sitios turísticos en franca invasión de las tareas que corresponden a la miss que representa su entidad, dama que posiblemente jamás pensaría despojar al jefe del Ejecutivo de su responsabilidad para dar seguridad o procurar igualdad de oportunidades.

Ocupar una posición de mando implica obligaciones distintas a las de convertirse en el ciudadano más simpático, en el invitado que da categoría a la fiesta o en especialista para encontrar errores en el pasado y darles el carácter de vales para exentar el cumplimiento de las responsabilidades presentes. 

Cabría entonces sugerir a quien persigue un rol de mando en la esfera pública que, por vergüenza propia y respeto al ciudadano, es necesario tener en cuenta el dicho que sentencia: “Ten cuidado con lo que deseas, porque se te puede cumplir”, salvo que se aspire a encabezar únicamente la marcha el desfile de la primavera.

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros