En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Parto humanizado en Coahuila: una necesidad urgente

parto humanizado en coahuila

La semana pasada se estrenó una investigación periodística en el sitio web Red es Poder que considera al parto humanizado en Coahuila como una posibilidad para mejorar la situación obstétrica en el estado, ya que la investigación comprueba la hipótesis de que, en el estado aún existen prácticas violentas contra mujeres embarazadas a punto de parir.

A esto se le llama violencia obstétrica y por eso es importante el parto humanizado en Coahuila, ya que esta violencia es parte de la deuda histórica que como sociedad hemos venido cargando: la infravaloración de los derechos de las mujeres.

En el volúmen 8 No. 3 de la revista “Género y Salud en cifras” , publicada por la Secretaría de Salud federal en 2010, tres autores consideraron el concepto de violencia obstétrica como “una forma de patriarcado en las instituciones de salud”.

En ese mismo documento se explica que la violencia obstétrica es una manera institucionalizada de apropiarse del cuerpo de la mujer y sus procesos fisiológicos durante el embarazo, el trabajo de parto, el período expulsivo del mismo, el alumbramiento de la placenta y la atención del bebé y del puerperio de la mujer.

Además, esta apropiación deriva en un trato deshumanizador que frecuentemente apura el procedimiento natural del parto abusando de medicamentos y patologizando procesos naturales, desposeyendo a las mujeres de su autonomía frente a una experiencia tan importante para la vida personal y social.

Este tipo de violencia contra la mujer y su salud reproductiva, desgraciadamente, ha logrado normalizarse y muchas mujeres sufren de ella sin siquiera darse cuenta de que podría haber parto humanizado en Coahuila.

En la investigación se muestra el testimonio de Verónica, una mamá cuya primera experiencia de parto cubrió tan numerosa cantidad de micro y macro violencias que podrían enlistarse con todos los dedos de las manos. Mientras sucedían, ella pensaba que todo era normal.

Verónica sufrió una intervención quirúrgica que se conoce como episiotomía, luego de que su cuerpo ya no pudiera soportar el apuro del personal médico que le exigía pujar y pujar cuando no debía, esforzarse y gastar sus energías en periodos asincrónicos a las necesidades de su cuerpo.

Ante el afán del personal de acelerar el parto, Verónica ya no pudo más y así, sin consulta y probablemente una justificación floja, autorizaron una episiotomía, es decir, abrieron con bisturí la base de su vagina para forzar el ensanchamiento necesario para la salida del bebé.

Verónica vivió los estragos de aquella intervención. Estuvo 40 días en recuperación y tuvo problemas posteriores para tener relaciones sexuales e incluso ir al baño, entre otras cosas; sumándose todas las consecuencias psicológicas con las que tuvo que lidiar sobre la difícil tarea de cuidar un recién nacido.

Así, 2 mil 300 mujeres en Coahuila viven una episiotomía cada año. Y muchas más también son convencidas por el gremio médico para hacerse otra intervención quirúrgica conocida como cesárea, es decir, una abertura en la zona baja del vientre para sacar al o la bebé.

Para conocer más sobre por qué la cesárea es una práctica que abona a la cultura de la violencia obstétrica y la importancia del parto humanizado en Coahuila , visita el siguiente enlace:

Más de Gerardo Pineda

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros