En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

La responsabilidad de nuestro poder

La semana pasada, algunas personas que leyeron el artículo me escribieron: Adri, ¿cómo que no sigo la dieta y no hago ejercicio por miedo?, ¿qué tiene que ver mi falta de disciplina y mi flojera con tener miedo?… ¿Miedo a qué?

Y bueno, ahora yo les pregunto: ¿Qué tienen en común una ingeniera química, un político, un médico y una mamá emprendedora que les impide mantenerse constantes en su proceso de adquisición de hábitos saludables? La respuesta engloba tantas razones como excusas (sí, aunque suene feo, no son más que excusas), y las escucho casi diario en mi trabajo: “No pude seguir el plan porque viajé esta semana”, “traigo mucho trabajo y por eso no he ido al gym”, “se nos descompuso el coche y no pudimos hacer mandado, así que pedimos mucho a domicilio”. Pero el que viajó tenía gimnasio en el hotel, el que traía mucho trabajo pasó 4 horas en redes sociales por día, y la del coche descompuesto pidió pollo frito tres veces esa semana.

Ahí está su miedo más grande, mi muy apreciable lector. Si tú ofreces ese tipo de respuestas cuando abandonas la dieta o el plan de ejercitarte más seguido, cuando dejas tirado tu propósito de mejorar tu salud, de buenas a primeras y por “cuestiones de la vida”, entonces déjame te diagnostico miedo del bueno: miedo a tu propio poder. Así es, tienes miedo de demostrarte a ti mismo que todo este tiempo has puesto como excusa circunstancias externas a ti, en vez de hacerte responsable por tu salud o por la ausencia de ésta. Así que prefieres seguir justificando tu negligencia y tu falta de compromiso personal, a sabiendas que la factura se te cobrará en unos cuantos años.

Si tu crees que en unos dos años o tres las cosas se acomodarán mejor en tu vida, que tendrá más tiempo, más dinero o mejores circunstancias para empezar tu “vida fit”, déjame te adelanto que eso no va a ocurrir. La vida no se te va a poner más fácil, y menos si no te estás cuidando y está mermando tu salud de a poquito, un día a la vez.

No queremos verlo. Solemos creer que nuestro miedo más grande es fracasar, cuando en realidad le tememos más a nuestro propio poder y a todo el éxito que podemos alcanzar con él, porque sí, el antiguo adagio popularizado por Marvel tiene razón, un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Y es que pensémoslo. Si te mantuvieras 12 semanas con un entrenamiento hecho a la medida de tus tiempos y condición física, con una alimentación decente (ni siquiera te digo que una dieta restrictiva), seguro verías más progreso en tu salud del que nunca has visto en tu vida… pero entonces ¿a qué o quién podrías culpar si decides descuidarte una vez más?

Tienes una buena noticia y una mala, que curiosamente son la misma: tu salud física y mental está en tus manos.

Nos leemos la próxima semana. Prometo ser menos regañona.

Más de Adriana Puentes Olmos

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros