En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.

Buscar

one gasolinera
one gasolinera

Antipoesía: el ataque al canon literario

octubre 17, 2023
canon literario

Yo lo veo como el Robin Hood de la lírica. Sí, como a un justiciero literario que borró de la poesía la solemnidad y la formalidad para volverla más cercana. Fue un hombre que entendió que, más que ser bella, la poesía era necesaria para la existencia humana. 

Hablo del poeta Nicanor Parra, el chileno que anunció a la poesía como un artículo de primera necesidad. No fue un adorno del lenguaje; para él, la poesía fue una fuente de vida. 

Este poeta chileno entendió que la poesía era de todos y para todos, por ello atacó al canon literario militando con su antipoesía. Se trata de un modo de supervivencia lírica ante estatutos y puntualidades. ¿Ornamental?, no. Parra sacó a la poesía de la academia y la regresó a la calle. A lo cotidiano. La volvió más honesta: una vía de expresión al alcance de todos. 

Por allá de 1950, en Chile, el poeta criticó y rechazó rotundamente a la poesía tradicional y convencional. Rompió con las normas poéticas establecidas y desafió a las expectativas de lo que se consideraba poesía. 

¡Que viva la rebeldía poética!

Hoy menciono al gran Parra, pero a lo largo de la historia han nacido (y nacen) anarquistas líricos que se oponen a la solemnidad y a la formalidad de la poesía clásica para versar de forma coloquial, artillando un lenguaje directo y provocador. 

Querido lector, le confieso, yo soy #TeamNicanor. Rechazo las metáforas excesivas y los simbolismos complicados, pienso que la estética también puede emerger desde una expresión clara y en apariencia simple. Para muestra, un botón. 

He aquí un antipoema que Parra tituló Epitafio y que reza: “Ni muy listo ni tonto de remate/ Fui lo que fui: una mezcla/ De vinagre y aceite de comer/ ¡Un embutido de ángel y bestia!”. Es un mensaje que el poeta redactó para su propia tumba, sin ornamento habla de él mismo y su tono es simple, directo. Me gusta, me gusta leer a Nicanor. Su propuesta me parece auténtica, irónica, divertida. Con él aprendí a rechazar a la poesía, pero sólo para leerla desde otra trinchera poética. 

Hay muchas maneras de manifestaciones poéticas, la acuarela de propuestas es diversa. Dicen que las reglas existen para romperlas, por eso existe la antipoética de Nicanor. Un punto para este escritor que atacó al canon literario sólo para demostrar que la poesía no tiene que ser escrupulosa y que todos los seres humanos, si lo deseamos, podemos ser antipoetas. 

Una vez le preguntaron a Nicanor “¿por qué es usted poeta?” a lo que él respondió: “Porque no tengo miedo al ridículo”.

Así que usted tampoco tema, querido lector, no hay prueba y error para ser poeta. Si le late nadar en el mar misterioso de este género, hágalo, rompa las reglas, y contribúyale a la vida con un verso. 

Más de Daniela Cervantes

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

red es poderescaparate

Somos parte de una comunidad de medios laguneros