En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.

Buscar

one gasolinera
one gasolinera

Crónica poética de una muerte

mayo 21, 2024
muerte

Hace unos días murió mi tío. Lloré frente a su féretro y recordé la última vez que nos vimos. No pude consolar a mi prima y escuché en voz de mi tía lo previo a su último suspiro. Su muerte, supe, no fue fácil. 

Su cuerpo enfermó y su espíritu se quebrantó. En los últimos años hubo médicos, quirófanos, medicinas y hospitales. Dejó de leer libros y tuvo que despedirse de su perro. Le prohibieron la bici y él se dedicó a morirse. 

Nunca sabré cómo mi tío se enfrentó a sí mismo, pero siempre lo percibí sabio, por eso creo que con valentía y consciencia confrontó esa verdad universal que a menudo preferimos ignorar: de aquí no saldremos vivos. 

“Él se dedicó a morirse”, escribí antes, pero ahora corrijo, “Él, más bien, se encontró listo para trascender”. El paso del tiempo y la mortalidad son inexorables, pero mi tío ya transmutó a la eternidad, lo vi en los ojos de mis primas, también lo vi reencarnado en mi primo y algo de él habita en el corazón de sus nietos. 

Y así, en ese contexto familiar donde el otro pilar de la camada, mi tía, estaba quebrada, pensé en Jaime Sabines y en su poema Algo sobre la muerte del Mayor Sabines, esa crónica poética con la que el autor me sumergió en un viaje introspectivo sobre la vida y la muerte. Desde el inicio, el poema confronta a una verdad innegable: la certeza de la muerte, esa que ensayo mientras rodeamos abrazados el féretro de mi tío. Y sí, frente a su cuerpo inerte recordé ese poema. Supongo que así es la poesía, retorna a ti cuando la necesitas. 

Le comparto esto, querido lector, porque la familia desaparece, como también habremos de desaparecer nosotros; por ello, de alguna manera lo invito a que abracemos nuestra propia mortalidad, pero también nuestra existencia. Por eso cito esta crónica poética de Sabines que escribió entorno a la muerte de su padre, en la que nos ofrece la celebración de la vida en toda su grandeza y fragilidad.

Disculpe el spoiler, querido lector, pero otro aspecto que me gusta del poema antes citado es que Sabines sugiere que la muerte no es simplemente el final de la vida, sino sólo una parte integral de nuestra experiencia temporal; es decir, podemos alcanzar la inmortalidad. 

Yo creo que mi tío sigue vivo, latiendo en el corazón de los que aún existimos.

P.D. 

Querido lector, contribúyale a la vida con un verso. 

Más de Daniela Cervantes

1 2 3 5

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Oye, no te pierdas este podcast

wild card

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

red es poderescaparate

Somos parte de una comunidad de medios laguneros