En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Un fuego helado: el oxímoron y el sentido poético de lo absurdo

oxímoron

Si yo dijera que el estruendo es silencioso, seguramente varios saltarían para corregirme, debido a que se trata de dos conceptos totalmente contrarios. Pero si yo escribo: “Un estruendo silencioso se escuchó en mi habitación: era tu ausencia”, entonces se vuelve poético. 

Se lo explico, querido lector. Lo anterior es un intento (porque es de mi autoría) de un oxímoron, que en una definición formal es una figura retórica que combina en una sola expresión dos palabras o conceptos aparentemente contradictorios u opuestos. Lo interesante aquí es que a pesar de que las palabras utilizadas en un oxímoron se contradicen en términos literales, su combinación explota en un significado más profundo para crear un efecto poético.

Desde que conocí la existencia del oxímoron accedí a una herramienta poderosa y fascinante del lenguaje que me ayuda a expresarme cuando me pongo en modo poeta. Y es que, en la filosofía del oxímoron, la aparente contradicción se convierte en una forma de arte literario, y eso las almas poéticas lo saben; por eso, en la lírica, está figura se vuelve memorable.  

Contradecir conceptos es mi pasión, querido lector, porque la unión de opuestos me parece una danza de contrastes en donde todo puede ocurrir, y en donde todo es posible. 

Pensemos, por ejemplo, en las palabras fuego y frío. Separadas pueden no decir nada más allá de su propio significado. Pero, si las junto en un verso, se potencian: el fuego frío de tu beso golpea mi nostalgia. ¿Cómo un fuego puede ser frío? Así se siente, querido lector, (tal vez) el último beso de alguien que amas, pero que no se queda contigo. 

Lo anterior, aunque sad, es otro ejemplo de oxímoron. Pero ahora dejaré que los expertos hablen. 

Sobre el tema, Jorge Luis Borges escribió en su cuento El zahir: “En la figura que se llama oxímoron, se aplica a una palabra un epíteto que parece contradecirla; así los gnósticos hablaron de una luz oscura; los alquimistas, de un sol negro”.

Y el poeta francés Charles Baudelaire escribió: "placeres espantosos y dulzuras horrendas" un oxímoron en el que combina términos aparentemente contradictorios para resaltar la paradoja de encontrar placer en experiencias que pueden ser, al mismo tiempo, aterradoras o horribles. Este uso del oxímoron crea una sensación de ambigüedad y complejidad en su poesía, lo que fue característico en el estilo Baudelaire. 

Querido lector, y para que todo quede claro, ahí le va otro oxímoron: “es hielo abrasador, es fuego helado, /es herida que duele y no se siente”. Estos versos pertenecen a un soneto que escribió Francisco de Quevedo para describir la naturaleza paradójica y contradictoria del amor. Porque se sabe, querido lector, el amor puede ser al mismo tiempo apasionado y doloroso, como una herida que duele, pero no se siente en el momento. 

Profundidad y expresividad es lo que aporta el oxímoron a la poesía. Como las emociones humanas son complejas, resulta una buena herramienta para expresar lo que sentimos.  

Así que contradígase, querido lector, porque en la poesía todo es posible, y dele un espacio al oxímoron en su vida y en el ejercicio poético, y contribúyale a la vida con un verso. 

Más de Daniela Cervantes

1 2 3 5

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros