En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Poesía contra el machismo

poesía contra el machismo

"Yo soy como la loba. Ando sola y me río del rebaño. El sustento me lo gano y es mío/ donde quiera que sea, yo tengo una mano /que sabe trabajar y un cerebro que es sano”, susurra la lírica feminista de la escritora argentina Alfonsina Storni. Yo la leo y me empoderó. 

Y es que aún vivimos entre machos enrabiados que quieren borrarnos. Y, justo, porque saben que nos convertimos en lobas como Storni, atacan desde las sombras, y desde sus posiciones de poder intentan intimidarnos, desprestigiarnos, hundirnos. 

Queridas lectoras, ¿quién ha sido víctima del machismo?; no me digan, sé la respuesta. Mírenlos, obsérvenlos. Son tan evidentes cuando se sienten heridos: bufan, manotean y chillan como chiquillos. Hombres necios, los nombró Sor Juana, ¿por qué seguís acusando y acosando a la mujer sin razón? 

Intuyo el porqué. Nos acusan y acosan porque hemos sido nosotras las que gritamos que se van a caer, hemos sido nosotras las que hemos conquistado derechos y nos vamos posicionado en la historia, hemos sido nosotras las que a través de un poderoso movimiento avanzamos a la equidad de género, hemos sido nosotras las que nos deconstruimos y abrimos caminos en universos que defienden suyos. 

Entiendo su miedo, pero, machos, ya estamos en el siglo 21. 

El universo literario, por ejemplo, lo tuvieron captado por varios años. En particular, y es tema de esta columna, la poesía como forma de expresión artística y cultural fue influenciada por normas y actitudes patriarcales. La historia del machismo en la poesía refleja la inequidad de género que ha existido a lo largo de siglos en la sociedad. 

En la antigua Grecia y Roma, la poesía a menudo glorificaba a los hombres y sus hazañas heroicas. Las mujeres se retrataban como musas inspiradoras o como personajes secundarios en las historias épicas, con roles limitados y a menudo estereotipados.

En el Renacimiento, aunque hubo avances en la representación de mujeres en la poesía, aún persistían estereotipos y limitaciones en la manera en que se les representaba. Las mujeres eran a menudo idealizadas como símbolos de belleza o pureza, y su papel en la sociedad se veía limitado por las expectativas sociales y culturales. Es decir, el rol de las mujeres en la poesía por mucho tiempo fue el de musas y no el de creadoras. 

Fue hasta los siglos XIX y XX que hubo un despertar feminista que cuestionó y desafió el machismo arraigado en la poesía y en la sociedad en general. Las poetas feministas comenzaron a escribir obras que criticaban la opresión de género y luchaban por la igualdad. Sin embargo, aún enfrentaban barreras y prejuicios, y sus obras a menudo no recibían la misma atención o reconocimiento que las de sus contrapartes masculinas.

Como dato, en la historia del Premio Nobel de Literatura, que se comenzó a entregar desde 1901, sólo 17 mujeres han sido condecoradas, y de esas, sólo 7 son poetas. Por eso escribo: seguimos en lucha. Aunque ganamos terreno, aún hay ataques misóginos que intentan arrebatarnos los sueños. Pero no estamos solas. Si antes nombres como Sor Juana Inés de la Cruz, Emily Dickinson, Rosario Castellanos, Virginia Woolf, Audre Lorde, entre otras grandes escritoras, contribuyeron a visibilizar el universo poético femenino, hoy son otras plumas femeninas las que delinean el camino.  

Aquí menciono a pocas, pero son vastas las poetas feministas que dejan marcas significativas en la literatura y en la lucha por la igualdad de género. Por ello desde aquí las reivindico, porque su lírica nos es necesaria para entendernos, para nombrarnos y para existir. 

Así que, si alguna vez sientes la opresión del machismo, querida lectora, contrataca con poesía. Léela, pero también intenta escribirla, y súmate al movimiento poético feminista y derrumbemos al patriarcado con versos.

Aunque Whitman lo propuso de otro modo, yo aquí lo parafraseo: TODAS podemos contribuir con un verso.

Más de Daniela Cervantes

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros