En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Aullido: poesía para el desaliento de nuestros tiempos

poesía

No me asusté, pero me pareció alarmante. Un sábado en la noche caminando por la avenida Morelos en Torreón vi a una multitud de gente rodeando a un chavo noqueado por el alcohol, y esto lo digo porque su anatomía no alcanzó a cruzar la cadena que delimita al bar de la avenida. Estaba ahí, tendido e inconsciente, dependiendo de otros morros, igual de fumigados que él, para salir bien librado de esa noche de excesos. 

Por suerte, le platico, querido lector, alguien llamó a emergencias y lo atendieron; no supe que pasó después. Lo que sí sé es que todos se veían muy jóvenes, era tarde y todavía había muchos deambulando por esa arteria, andaban como desesperados, esperando algo…Era evidente que no querían volver a casa. 

Ya lo escribí: no me asusto, pero percibo a una juventud (hombres y mujeres) muy frustrada, descontenta. Veo a un sistema que los oprime, que les exige, pero no les da oportunidades, los veo tristes, asustados, ansiosos, autodestructivos. 

Sé de su tormento, de su salida fácil, y de la desconexión que intentan (o intentamos). Les hablamos de futuro, pero ¿hay futuro?

Vuelvo a la escena de la Morelos: el chavo tirado e inconsciente me hizo pensar en el poema “Aullido”, escrito por el poeta estadounidense Allen Ginsberg, que arranca de una manera descarnada: “Vi a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas, / arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo, / hípsters con cabezas de ángel ardiendo por la antigua conexión celestial con el estrellado dínamo de la maquinaria nocturna”.

Publicado por primera vez en 1956, “Aullido” es eso: un grito descarnado contra la sociedad, un lamento de Ginsberg al ver cómo "las mejores mentes" de su generación se perdían, sugiriendo que muchos de sus contemporáneos fueron afectados por la locura y la desesperación.

El creador de la llamada Generación Beat (tema para otra columna) deja ver, en este poema, su pena al percibir la pérdida de creatividad y vitalidad de la generación a la que pertenecía, describiendo cómo la sociedad, la presión y las circunstancias llevaron a la destrucción de aquellos que podrían haber contribuido significativamente al mundo. 

Y aunque no intento generalizar, querido lector, yo al igual que Allen lamento que actualmente muchos jóvenes no vean otra salida más que los excesos y la autodestrucción. Lamento que reportes de la OMS mencionen al suicidio como la segunda causa de muerte en los adolescentes y adultos jóvenes de 10 a 24 años de edad. 

Lamento que el número de adolescentes y jóvenes que consumen alcohol, tabaco y drogas en México esté disparado. Lamento que los factores de riesgo sean la falta de oportunidades académicas y laborales, el fracaso académico, el bajo nivel académico de los padres, la pobreza, la violencia intrafamiliar, el aislamiento social, las escasas relaciones interpersonales, el uso de drogas, el embarazo, la violencia intrafamiliar, el bullying

Y es que piénselo, querido lector, si a lo largo de “Aullido”, el poeta Ginsberg critica a la sociedad estadounidense de los años 50, describiéndola como un lugar deshumanizado, caótico y opresor, ¿cuál es la diferencia del contexto que viven los jóvenes mexicanos de hoy?

“Aullido” fue y es un grito poético que habla, sin ornamentos y con un lenguaje directo, de sexo, drogas, liberación y de desigualdad social. Ginsberg tenía 29 años cuando lo recitó por primera vez frente a otros escritores en una reunión etílica. Aquella “fue la noche del Renacimiento Poético de San Francisco”, escribió Jack Kerouac (otro poeta beat) en Los vagabundos del dharma.  

Por el contexto en el que fue escrito, por la honestidad lírica y por los temas que aborda “Aullido” sigue siendo un poema notable, que recuerdo: leí por primera vez en mis tiempos de universitaria y nunca se me olvidó, ¿por qué? Quizá porque tenía 20 años y me sentí identificada, y otra vez quizá, porque yo también quería aullar por las circunstancias que me abrazaban. 

Pero pienso: “Aullido”, es un desaliento poético que se adapta a nuestros tiempos, hoy también los jóvenes experimentan hastío y la urgencia de aullar por los sueños no cumplidos. 

Lo invito querido lector, a adentrarse al poema que hoy describo, le puede resultar provocador. Allen Ginsberg ya hizo su contribución; usted ya sabe que también puede, si así lo quiere, contribuir a la vida con un verso. 

Más de Daniela Cervantes

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros