En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Que no falte la poesía en su mesa

Que no falte la poesía en su mesa

Que en nuestras vidas nunca falte la poesía. Querido lector, le deseo de corazón que encuentre en un poema la conexión que necesita. Todos, aunque no lo sepamos, necesitamos dosis diarias de poesía. 

Por eso aspiro a que no falte la poesía en nuestra mesa durante todo el 2024. En particular, el año que recién acaba me retó en muchos sentidos, pero curiosamente la poesía estuvo ahí; siempre está ahí.

Y desde esta columna de alguna manera me he reconstruido, leyendo, escribiendo, hablando de poesía. De mí dicen que siento mucho, querido lector, por eso este género me sienta bien; creo que la poesía nunca sobra y resulta una poderosa herramienta de expresión y comunicación. Lo aliento, querido lector, a que busque siempre ese Yo poético que todos llevamos dentro. 

Y es que, desde tiempos inmemoriales, la poesía ha sido el hilo conductor de las emociones humanas, tejiendo un tapiz de expresión que trasciende las barreras del tiempo y la cultura. 

En el tejido de las relaciones humanas, la poesía se erige como una herramienta fundamental, un medio de comunicación que va más allá de las palabras cotidianas y alcanza las profundidades de la experiencia humana. 

Asevero: la poesía es tan crucial en el entramado de nuestras interacciones, destacando su capacidad única para comunicar, conectar y elevar.

En primer lugar, la poesía actúa como un puente entre las emociones individuales y la comprensión compartida. A menudo, las palabras comunes pueden resultar insuficientes para expresar la complejidad de nuestros sentimientos más profundos. Aquí es donde la poesía, con su habilidad para encapsular la esencia de las emociones en imágenes y metáforas, se convierte en un vehículo poderoso para la comunicación emocional. 

Al leer o compartir poesía, las personas encuentran un lenguaje que resuena con sus experiencias internas, permitiendo una conexión más íntima y auténtica.

En segundo lugar, la poesía es un recordatorio de nuestra humanidad compartida. A través de los siglos, los poetas han explorado las alegrías y penas universales, creando obras que trascienden las fronteras culturales y temporales. 

Al sumergirnos en la poesía, nos encontramos con experiencias que pueden ser completamente ajenas a nuestra propia realidad, pero que, sin embargo, resuenan con la esencia misma de lo que significa ser humano. En este sentido, la poesía construye puentes entre diferentes individuos y comunidades, fomentando la empatía y el entendimiento mutuo.

En tercer lugar, la poesía añade una dimensión estética a nuestras interacciones humanas. La belleza inherente a la poesía, tanto en su forma como en su contenido, eleva la comunicación a un nivel artístico. Las palabras cuidadosamente elegidas, los ritmos melódicos y las imágenes evocadoras dan a la poesía un poder estético que enriquece nuestras interacciones diarias. 

En sociedades a menudo dominadas por la prisa y la eficiencia, la poesía nos invita a detenernos, a apreciar la riqueza del lenguaje y a contemplar la belleza en las sutilezas de la vida. Desempeña también un papel fundamental en la ecología emocional de las relaciones humanas y sirve como un canal para la expresión auténtica, un puente entre las almas y un recordatorio de nuestra humanidad compartida. 

En un mundo que a menudo busca la conexión instantánea y la comunicación eficiente, la poesía nos invita a sumergirnos en las profundidades de la experiencia humana, nutriendo nuestras relaciones con la riqueza del lenguaje, la empatía y la belleza estética. 

Así, la poesía se erige como un faro que ilumina el camino hacia una comprensión más profunda y significativa entre nosotros, los seres humanos.

Y porque todo lo anterior me respalda, querido lector, mi deseo genuino para el próximo año, es que en su mesa no falte la poesía, y ya en esas andadas poéticas, por fin se anime a contribuir a la vida con un verso. 

Más de Daniela Cervantes

1 2 3 5

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros