En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Saúl Rosales y su autorretrato en verso

saúl rosales

Conocí a Saúl Rosales en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, hace 9 años; fue mi maestro y en varias ocasiones lo busqué para hablar de literatura. Traté de vincularme a él lo más que pude porque sabía que era escritor. 

Desde entonces, hablar con él me invitaba a explorar otros terrenos. Aunque en aquel tiempo estaba convencida de que quería ser periodista, tuve la osadía de mostrarle, después de clase, algunos de mis “poemas”. Tan respetuoso fue él de mis intentos poéticos, que hasta me dio seguimiento puntual. Pidió permiso para hacerme comentarios y me alentó a que siguiera escribiendo. Y aquí estoy.

Años después volvimos a conectar. Tuve la oportunidad de editar una revista en donde Saúl publica su columna. Puntualmente el profe envió (y sigue enviando) sus colaboraciones. No puedo decir que fui su editora, porque su escritura pulcra y sustanciosa jamás necesitó una modificación mía. Hasta puedo decir que el leerlo me inspiró a teclear mi propia columna, esta que hoy escribo. 

Atesoro en mi memoria la vez que pasé un día entero con él. Antes, le sugerí que quería escribir un perfil periodístico sobre su vida y obra en el marco de sus 80 años. Él aceptó gustoso, captó perfecto mi idea y me invitó a su casa. Me permitió preguntar de todo y me mostró fotografías y cada rincón donde su genio habita.

Descubrí que Saúl Rosales vive entre libros. Me pareció que ese, su lugar, se trataba de un mundo alterno donde todo sucede distinto, donde todo se siente, se observa, y se percibe diferente. No sé cómo explicarlo, querido lector, pero escribí lo que vi, escuché, y sentí en ese momento. ¿Quiere leerlo? Lo puede encontrar tecleando en Google: Saúl Rosales, el perfil de un militante literario. Lo invitó no a leerme a mí, sino a conocer por qué el profe, el escritor, el gestor cultural, y tantas cosas más, sigue siendo un pilar fundamental en la cultura de nuestra región.

En su momento se lo dije, pero desde aquí le reitero mi agradecimiento porque quizá tenga yo suerte y el profesor Saúl Rosales me lea. 

A lo que voy con todo lo anterior, querido lector, es a realizar algunos apuntes sobre la más reciente publicación de Saúl Rosales, un poemario titulado Falacias para un Autorretrato que forma parte de la colección Viento y arena, respaldada por el Instituto Municipal de Cultura y Educación de Torreón. 

Se trata de un viaje al cosmos de Saúl Rosales, quien nos embarca, a través de su lenguaje poético y en primera persona, a momentos muy íntimos que no sabemos si son ciertos porque el poeta nos advierte, desde el título, que pudiera tratarse sólo de falacias. 

Con esa duda, quien lee trota cada página para toparse con apuntes de viaje, confesiones, soliloquios, gustos musicales, preferencia de vinos, recuerdos, añoranzas, ideologías, y se cruza también con una especie de crónica poética que retrata la urbe que el poeta habita. 

De La Laguna a Guadalajara, Saúl esboza en este poemario vivencias de hotel y describe sensaciones melancólicas y hasta catastróficas. Falacias para un Autorretrato puede resultar un diario al que cada noche el escritor retornó para refugiarse en la poesía. 

El capitalismo, Marx y Ludwig van Beethoven son temas recurrentes en los versos de Rosales, así como también los libros que posee. 

Y sí, Saúl Rosales vive entre libros; él mismo así lo expone en el poemario al que hoy dedico mi columna, en su poema Libros de gloría municipal: “todos los libros que se posan en mis manos con entrega dulce/ y son tantos que mis visitas se deslumbran/ se asombran con lo absurdo de acumular libros/ “no es como acumular dinero, bienes”/ Más yo los acumulo porque son mis bienes/ son mi auxilio/ mi recurso/ mi salvavidas”.  

Quienes conocemos a Saúl Rosales, que somos muchos, porque muchos fuimos sus alumnos tanto en el aula de universidad, como en el taller literario que impartió por más de 20 años en el Teatro Isauro Martínez, sabemos que, como él mismo escribe en su poemario, las circunstancias y el natural avanzar el tiempo podrán quitarle muchas cosas, menos el poder de la palabra. 

Querido lector, lo invito a que se adentre al autorretrato poético de Saúl Rosales, una confesión, o no, dónde hasta una mula “pastando en un trocito de prado banquetero”, arroja al autor a realizar una reflexión profunda sobre humanidad.

Hasta aquí me quedo yo porque habiendo concluido la lectura de este magnífico poemario me han entrado unas ganas inconmensurables de autorretratarme poéticamente. ¿A usted no? Pues se lo reitero, así como Saúl Rosales, todos podemos contribuir con un verso. 

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros