En Soliradio.com producimos podcasts y contenidos digitales, que distribuimos a través de nuestras redes sociales y nuestros canales en YouTube y Spotify. Llegamos a más de 350 mil personas, una amplia comunidad digital en la Comarca Lagunera de la que forman parte más de 60 mil tomadores de decisiones.
telegramtik tokinstagram logo

Buscar

telegramtik tokinstagram logo
campaña aceveone
campaña aceveone

Nadie necesita un poema

Nadie necesita un poema

Recientemente mantuve una charla con el gran poeta mexicano Margarito Cuéllar, con quien comenté que actualmente habitamos un mundo en donde todo, aparentemente, debe tener una funcionalidad y el oficio del poeta es cuestionado porque se piensa que nadie se levanta un día y dice “necesito un poema”. Le pregunté por qué opina que la poesía es esencial para la humanidad, más allá de que deba tener una función.

Su respuesta fue que la poesía en sí misma pareciese no tener una función; sin embargo, dijo, se vuelve fundamental cuando se vincula con otras artes y, además, se piensa como un vaso comunicante con los problemas sociales. Claro, no refutaré aquí la opinión de Margarito, pero en ese sentido, y centrándome en su propia propuesta poética, él, tal vez sin querer, se ha encargado de que la poesía, así solita, sea necesaria. 

¿Por qué? Sencillo, querido lector, Margarito Cuéllar, enfundado en su traje de poeta (porque también es periodista), nos invita a hacer reflexiones más profundas sobre el mundo que habitamos. Es un hombre que lleva más de 40 años dedicándose a versificar la vida, y no creo que se trate de un trabajo soso o carente de sentido. 

Al contrario, armado con sus versos ha quebrado barreras, por ejemplo, en torno al idioma. Algunos de sus poemas han sido traducidos a 34 idiomas diferentes. ¿Cómo puede eso no tener sentido? 

Sí, entiendo, la poesía no está catalogada, oficialmente, como una necesidad básica. Como dije antes, difícilmente, o al menos que se dedique a ella, nadie se levanta pensando en que necesita un poema para afrontar el día. Pero, querido lector, la poesía siempre nos invita a ir más allá de los visible o palpable, y es ahí cuando se vuelve valiosa.  

Actualmente deambulamos entre lo banal, lo mundano. Siempre vamos de prisa; sin querer nos volvimos dependientes de la tecnología y son muchas nuestras preocupaciones contemporáneas. Hemos dejado que nos carcoma la ansiedad y que la depresión nos aceche al grado de perderle sentido a la vida. ¿Por qué, querido lector? ¿No sabe? Porque hemos dejado de alimentar nuestra alma, porque olvidamos que también hay jardines internos que deben regarse, y sabe qué, la poesía sola o en alianza con otras artes, como bien dijo Margarito, puede ayudar a que ese jardín florezca, y, de algún modo, dejemos de sentirnos vacíos. 

Cuando pienso qué oficio es ser poeta pienso en que puede ser muchas cosas, por ejemplo ese jardinero que planta los frutos para nuestro alimento interno. 

Por eso, querido lector, lo invito (porque nada pierde) a que todos los días al despertar se procure un poema, o dos, y afronte su día habiéndose blindado de versos. Piense que hay poetas trabajando para el bien de su alma. O bien, usted mismo profese el oficio y contribúyale a la vida con un verso. 

Más de Daniela Cervantes

Checa el último capítulo de Ajuste de Tiempo

Somos parte de una comunidad de medios laguneros

Somos parte de una comunidad de medios laguneros